Liñares pone en un brete al sobrinísimo

|

Retorcer el código ético de un partido es tan fácil como escurrir una bayeta. A la hora de presentarlo, los políticos adoptan un gesto grave, como si asistiesen al entierro de un familiar muy querido, pero cuando corresponde aplicarlo les entra la risa floja. Da igual el partido al que pertenezcan y al que, por lo tanto, quieran hacer pasar por el adalid de la regeneración, porque cuando llega el momento de aplicárselo a un compañero se olvidan de ese compromiso. Ahora ha llegado el momento de que el PSdeG demuestre si su manual de buenas prácticas es de obligado cumplimiento para todos o solo para unos cuantos. Un juez ha inhabilitado al alcalde de Cerceda, José García Liñares, quien descarta dimitir hasta que la sentencia sea firme. El jefe de la franquicia enxebre de los socialistas, Gonzalo “El sobrinísimo” Caballero, guarda silencio. ¡Qué casualidad! Con lo que le gusta ir de Usain Bolt por la vida para unas cosas y ahora se hace la tortuga.

Liñares pone en un brete al sobrinísimo