Estúpidos los hay en todos lados

|

Está claro que el que es tonto es tonto, por mucho que de por medio haya una pandemia que tenga atemorizado a medio mundo. Resulta que el sábado, radicales del Barça, los Boixos Nois, acudieron a un hospital a entregar comida. Un gesto que parece humanizar a esta piara de descerebrados (con perdón para los gorrinos). Y resulta que ese mismo día, por la tarde, los radicales del Espanyol, las Brigadas Blanquiazules, fueron a hacer lo mismo. Enterados de ello, los blaugrana esperaron al cabecilla del grupo espanyolista, Fernando San Mamés, y tres de ellos lo golpearon salvajemente mientras otro grababa su hazaña con el móvil para luego subirla a redes sociales y todo a escasos metros del hospital Vall d’Hebron, donde se lucha por vencer al Covid-19 con uñas y dientes. En fin, energúmenos los hay en todas partes, hasta algunos que se disfrazan de solidarios.

Estúpidos los hay en todos lados