Otra exhibición del razonamiento lógico de Trump

|

TANTO se ha hablado sobre Trump y tan poco para bien que existe el convencimiento general de que, aparte de ser un salvaje, es medio tonto. Hasta en Irán, país en el que Irene Montero quería democratizar a través de sus sesudos comentarios cinematográficos –Pumares a su lado sería un charlatán–, están seguros de que es parvo del todo. Así lo asegura el presidente de la nación, Hasán Rohaní, quien lo ha calificado de retrasado mental. Sin embargo, al magnate –¡qué cuidado hay que tener para que no se bailen las letras y escribir mangante!– le da igual, él sigue a lo suyo. Y, ¿qué es lo suyo? Acumular acusaciones de agresiones sexuales; la última lanzada por la periodista Elizabeth Jean Carroll. Él se ha defendido con su lógica aplastante: “No es mi tipo”. Que se vaya buscando un abogado con argumentos más contundentes, porque sino...

Otra exhibición del razonamiento lógico de Trump