Teima Down dice que es imposible que la invisibilidad sea la ruta a la felicidad

Desde el equipo se prepara actualmente a los usuarios de Teima para las oposiciones jorge meis
|

La asociación Teima Down Ferrol viene de ganar el premio COFER, por el proyecto de empleo, “Juntos somos capaces”, un galardón conjunto con Down Galicia y la fundación Mapfre. Este proyecto de inserción laboral nace en 2002, mediante una metodología de Empleo Con Apoyo (ECA), a través de la cual los técnicos de la entidad buscan a las empresas y explican a los empleados con síndrome de Down todo lo que conlleva el tener un trabajo. Desde su puesta en marcha, se han firmado 64 contratos con empresas de la comarca y establecido 46 convenios de colaboración.
Sin embargo, la responsable del área de Formación y Empleo, Marta Álvarez, explica que en los últimos años “con el tema de la crisis hubo un parón”, a pesar de que las tareas de sensibilización e información promovidas desde Teima han ayudado a dejar atrás muchos prejuicios iniciales por parte de los empresarios. Actualmente, son diez los usuarios de Teima que están trabajando.
Pero no solo desde un punto de vista laboral perciben una “involución”, según comentan. La coordinadora de Teima Down Ferrol, Mercedes Alonso, explica que hay una diferencia entre dos términos claves: la integración y la inclusión. “En el cole hay niños que están en su aula y reciben el apoyo dentro del aula, con sus profesoras, se coordinan. Eso es diferente a coger a un niño, quitarlo del aula, llevártelo a una sala y trabajar separadamente”. A su juicio, se está volviendo a la segunda opción, la integración, debido a la nueva política educativa promovida por la LOMCE, que impone condiciones otra vez “excluyentes y segregadoras”.
Según los datos que ofrecen, en el curso 13/14 los 22 niños de la asociación estaban en colegios ordinarios, pero en el último año hay ya siete con escolarización combinada —ciertos días a un centro educativo ordinario y otros a uno especial— y uno internado en el CEE Terra de Ferrol. Desde Teima critican estas posturas y también cómo “los agentes educativos y, los equipos de valoración de la Xunta, llevan ya un par de años queriéndonos vender que los chavales están mejor retirados del mundo”, pero, como destaca Alonso, “es imposible que la invisibilidad sea el camino a la felicidad”.
No obstante, quieren especificar que esto depende mucho de cada profesor, destacando como nota positiva el caso de la primera persona con síndrome de Down de Teima que en el curso 14/15 terminó su etapa de Educación Primaria titulando con el resto de sus compañeros en el colegio de A Fraga de As Pontes. Un ejemplo de que con sensibilidad e inclusión cualquier persona puede aprovechar todas sus posibilidades.

ciclo vitaL
El trabajo de Teima está orientado a cada una de las fases del ciclo vital de una persona, desde una primera área de atención temprana, hasta la etapa educativa y la de inserción laboral. En esta línea, las responsables de la entidad están trabajando en el diseño de nuevos programas de vida independiente y envejecimiento, pero para ello necesitan más personal y recursos.
Además, también integran contenidos transversales sobre temas de violencia de género e igualdad a lo largo de cada fase y se trabaja para que todos los miembros de la asociación adquieran las competencias para formar su propio itinerario de vida. Según indica Álvarez, Ferrol es una ciudad complicada por la escasez de oferta formativa, pero actualmente trabajan preparando la convocatoria de oposiciones para discapacitados intelectuales de la Xunta.

Teima Down dice que es imposible que la invisibilidad sea la ruta a la felicidad