Una portería bajo llave

|

Buena parte de culpa de que el Racing sea uno de los cinco equipos del grupo I que todavía no conoce la derrota la tiene el hecho de que sea el menos goleado de lo que va campeonato. Un tanto en contra en cuatro partidos da cuenta de la solidez que está distinguiendo al equipo ferrolano, que solo ha visto cómo el Deportivo Fabril, en el tramo final del partido que los enfrentó con motivo de la tecera jornada liguera, era capaz de marcarle al resolver una jugada a balón parado.
Es la línea en la que el entrenador racinguista, Miguel Ángel Tena, quiere que el equipo ferrolano siga esta temporada. “Es cierto que todavía son las primeras jornadas y todavía faltan por ajustar muchas cosas, pero cuando sumas trabajas con más confianza”, dice el preparador, satisfecho por los números del cuadro verde en este arranque de campeonato liguero de la categoría.

Destacado
Pero en el partido que lo enfrentó el pasado domingo al Talavera, más que por el buen trabajo defensivo la “culpa” de que el Racing acabase con su portería a cero la tuvo el portero Mackay. La infinidad de paradas que realizó a los lanzamientos de los jugadores del Talavera impidieron al cuadro manchego estrenar su casillero goleador y resultaron decisivas para que el equipo ferrolano sumase los tres puntos en juego. “Él ha salvado el partido”, repitió varias veces el entrenador del equipo ferrolano, Miguel Ángel Tena.
Y es que, tras una primera hora de partido más o menos buena, el Racing se vio totalmente superado en la segunda mitad, en la que su rival creó infinidad de ocasiones. l

Una portería bajo llave