El ciclista Mikel Azparren recorre el Camino Francés desde Roncesvalles en menos de un día

El ciclista Mikel Azparren | archivo ec
|

El ciclista vasco Mikel Azparren cumplió ayer su “reto personal”, que él mismo define como “a la vasca”, de batir el récord de completar el Camino Francés desde Roncesvalles a Santiago en menos de un día, al haber conseguido recorrer los 751 kilómetros en un tiempo de 23 horas y 51 minutos.
Pasadas las once de la mañana, entró en la Praza do Obradoiro en Santiago, pero tras cruzar la meta instalada para la ocasión, un hombre se acercó para ayudarle a frenar y, accidentalmente, lo empujó al suelo. Como consecuencia del impacto, tuvo que ser trasladado a un centro hospitalario, para valorar la gravedad de las lesiones sufridas, entre ellas, la rotura de su clavícula.
Aunque fue un final abrupto e inesperado, Mikel Azparren se ha quedado con lo positivo de su desafío, el éxito personal de haber logrado, al tercer intento, superar el récord de recorrer el Camino Francés, atravesando tierras de Navarra, La Rioja, Burgos, León, Lugo y A Coruña en menos de un día, en 23 horas y 51 minutos.

Componente emocional
“Ha sido muy satisfactorio poder conseguir algo que he luchado desde hace tiempo, este año lo había entrenado y preparado mucho, y la alegría ha sido grande y he podido disfrutar la última hora”, explicó todavía desde el hospital. “Lo importante era hacer el Camino de Santiago tradicional, pasando por las cinco provincias, porque el Camino Francés tiene un componente emocional muy fuerte”, añadió Azparren.
El ciclista y entrenador, de 47 años, había intentado cumplir el reto ya en tres ocasiones anteriores, completándolo en 2013 y 2015, aunque con tiempos superiores a las 24 horas. 
También volvió a acometer el desafío la pasada semana, pero tuvo que abandonarlo, debido a complicaciones musculares.

Apuesta “a la vasca”
Finalmente, ayer logró completar un reto personal que, tal y como confesó, comenzó casi como una apuesta simbólica “a la vasca” entre amigos y compañeros de profesión. “La idea del reto fue a la vasca, la típica escena de cuadrilla, que alguien dice a que no sois capaces de hacer esto, y yo dije, pues yo sí, y así fue la primera vez en 2013 y después lo intenté en 2014, me salió mal, en el 2015 conseguí un tiempo de 24 horas y 15 minutos, lo más cerca, y ahora lo logré”, expresó.
Su llegada al Obradoiro tuvo un final insospechado. Ana García, su mánager, explicó que “entró como una bala en el Obradoiro, pero una persona se acercó, incomprensiblemente, a querer frenarlo, y al hacerlo saltó por los aires, lo lanzó de la bicicleta y cayó contra el suelo”. 
El ciclista vasco se queda, en todo caso, con lo positivo de esta experiencia, y también con su amor por el ciclismo y el Camino de Santiago. l

El ciclista Mikel Azparren recorre el Camino Francés desde Roncesvalles en menos de un día