El Racing paga su falta de acierto

Partido de fútbol entre el Burgos y el Racing de Ferrol
|

 

Derrota clara y merecida del Racing, lo que es noticia esta temporada. Y es que el equipo ferrolano no perdía en el campeonato liguero desde que lo hizo frente al Logroñés hace siete jornadas. Pero el resultado que se registró ayer fue justo para una escuadra burgalesa afianzada en una gran defensa y que tuvo el acierto en los últimos metros que le había faltado en las últimas semanas. Eso le hizo conseguir una victoria de prestigio frente a un rival que perdonó en sus oportunidades, porque el acierto ante la portería visitante fue el factor desequilibrante del encuentro.
El Burgos salió dominando ya desde el principio. De hecho, en los seis primeros minutos forzó hasta tres córners y, asimismo, avisó con una falta lanzada por Prosi desde fuera del área, que obligó a Mackay a realizar una gran estirada para rechazarla. El caso es que la escuadra burgalesa entraba con facilidad por las dos bandas y en una de ellas llegó el gol tras una estupenda jugada individual por la derecha de José Fran, que tras desbordar a dos rivales pasó atrás para que Fito Miranda marcase con un zurdazo que se coló por alto.
Tras la consecución del gol, el Burgos hizo más hincapié en las labores defensivas y se dedicó a esperar al cuadro verde en su terreno de juego para lanzar algún contraataque que le permitiese aumentar la ventaja a favor. Por eso, el conjunto visitante pasó a dominar el encuentro de manera territorial y, tras un primer aviso de Vela con un lanzamiento que se marchó cerca de la portería local, su mejor oportunidad llegó tras un centro desde la banda derecha que, cuando iba a rematar Joselu con la cabeza, la anticipación del defensa Carlos envió el esférico a saque de esquina.

ESTÉRIL
El segundo período comenzó con la intención racinguista de nivelar el marcador. El equipo entrenado por Miguel Ángel Tena, de hecho, dominó territorialmente el juego, pero el Burgos se mantuvo a un gran nivel en el aspecto defensivo, con una gran vigilancia de Carlos a Joselu, el gran peligro visitante, que maniató al goleador del cuadro verde. Sin embargo, el Racing dispuso de ocasiones para empatar, como el disparo de Pablo Rey que el meta Toni Lechuga acertó a despejar.
Era una fase en la que el Burgos esperaba su oportunidad, y esta llegó con una internada por la banda izquierda de Castañeda, cuyo pase a José Fran era aprovechado por este para batir por bajo a Mackay. De ahí al final del encuentro, el dominio del conjunto visitante continuó, pero al líder de la categoría le pesó mucho el segundo tanto que había recibido. Es cierto que tanto unos como otros pudieron engrosar sus cifras en diferentes oportunidades, en el caso del Racing tras un disparo de Peláez que Toni Lechuga detuvo a bocajarro y el el del Burgos con dos oportunidades de Adrián Hernández en el tramo final cuando el cuadro verde estaba volcado y el castellano ofrecía su mejor versión al contragolpe. Pero al final el resultado permaneció igual, lo que supuso una derrota para el Racing –la quinta de la temporada– que reduce su renta al frente de la tabla clasificatoria.

El Racing paga su falta de acierto