El fuego calcina la ladera de un monte situado entre Perlío y Barallobre

imagen de los medios aéreos y terrestres trabajando en la extinción del fuego jorge meis
|

Un incendio forestal, el más importante de la presente temporada en la comarca de Ferrol, calcinó la ladera de un monte en las proximidades del campo de fútbol de Perlío, en el municipio de Fene. En concreto ardieron 0,15 hectáreas de arbolado y 1,11 de monte raso.
El fuego se inició en torno a las cinco de la tarde, en una zona en la que hasta las dos habían estado trabajando operarios de una empresa maderista, y quedó controlado a las 20.20 horas.
Los trabajos de extinción corrieron a cargo de varias cuadrillas de la Xunta, auxiliadas por un hidroavión y un helicóptero. También colaboraron voluntarios de Protección Civil y agentes de la Policía Local de Fene. El alcalde, Gumersindo Galego, estuvo presente en las tareas.
En concreto, y según la información aportada por la Consellería de Medio Rural e do Mar, intervinieron un técnico, un agente forestal, seis brigadas contraincendios y cuatro motobombas, además de los medios aéreos ya citados.
El incendio comenzó en el lugar de O Pachuzo, de la parroquia de Perlío, y se propagó por la ladera de la montaña hacia la parte alta, en la que se encuentran las viviendas de O Castro, que ya pertenecen a la parroquia de Barallobre. El fuerte viento registrado ayer en la zona dificultó las tareas de extinción.
Según informó la Policía Local de Fene, el fuego afectó a un monte en el que hasta unas horas antes habían estado trabajando operarios de una empresa de tala de madera, y en el que todavía quedaban un tractor y máquina procesadora.
Por el momento no se baraja la posibilidad de que el incendio tuviese su origen en esos trabajos, ya que los maderistas se marcharon a las dos de la tarde y el fuego se inició poco antes de las cinco.
Lo que sí se investiga es la presencia de una moto que los vecinos de la zona aseguran haber visto subir y después bajar, poco antes de percatarse de la existencia del fuego.
Al parecer, las llamas calcinaron las ramas y rastrojos resultantes de la tala, pero no se propagaron a los eucaliptales que había a uno y otro lado del monte que ardió.
A pesar de que la superficie calcinada no es muy extensa, el hecho de estar en una zona alta propició que el incendio, y sobre todo el humo, fuesen visibles desde diferentes puntos de la comarca de Ferrol.
Las viviendas más cercanas al lugar del siniestro estaban situadas a entre 200 y 300 metros, por lo que, según fuentes consultadas por este diario, no corrieron peligro ni fue necesario proceder al desalojo de las mismas.

El fuego calcina la ladera de un monte situado entre Perlío y Barallobre