La elección de la ejecutiva de Pedro Sánchez abre un nuevo frente en las filas del PSdeG

Pedro Sánchez saluda a los asistentes a su acto de campaña para las primarias en A Coruña | cabalar (efe)
|

Los apenas veinte días que restan hasta la celebración del congreso federal del PSOE, en el que Pedro Sánchez someterá a votación el equipo con el que liderará el partido en esta nueva etapa, han abierto un nuevo frente en las filas socialistas en Galicia.

Entre los mejor situados para entrar en esa directiva, según fuentes consultadas por Europa Press, destaca el vigués Gonzalo Caballero, pues fue uno de los principales apoyos del madrileño en Galicia. No obstante, cuenta con el rechazo frontal del sector oficial de la mayor agrupación socialista en Galicia, liderada por quien será miembro nato de la nueva ejecutiva en su condición de presidente del municipalismo español, Abel Caballero.

Los resultados de los “congresillos” de este fin de semana, donde solo A Coruña consiguió llevar adelante una lista de consenso, anticiparon que las primarias socialistas no solo no han logrado cerrar las heridas en las filas socialistas, sino que parece que las han abierto todavía más.

De hecho, ayer mismo fueron varios los dirigentes cercanos al “susanismo” los que se manifestaron en contra de lo ocurrido el fin de semana, en el que las listas terminaron impregnadas de un mayor color “sanchista”.

El papel de Gonzalo Caballero

Así, el concejal del PSOE de Vigo Carlos López Font censuró la “intransigencia” del sector crítico de los socialistas en su ciudad, así como sus “posturas totalitarias”. Así lo dijo después de la ruptura de la lista de integración pactada entre afines a Pedro Sánchez y a Susana Díaz y que motivó que el sector que lidera el alcalde, Abel Caballero, se fuese sin votar del “congresillo” pontevedrés.

En concreto, la marcha del sector oficial buscaba evidenciar su rechazo a que el sobrino del regidor y cabeza visible del sector crítico, Gonzalo Caballero, encabezase la candidatura de la provincia. “No vetamos ningún nombre. Eso sí, encabezar la lista tiene una especial significación, y quienes han perdido en su agrupación no pueden ser la referencia”, puntualizó López Font.

Mientras, desde Lugo, el vicepresidente de la Diputación de Lugo y alcalde de Becerreá, Manuel Martínez, lamentó que una parte de los partidarios de Pedro Sánchez hayan decidido “emborracharse de poder, de euforia y de rencor” al romper el consenso para confeccionar la lista de delegados que participará en el congreso nacional.

Desde su punto de vista, lo sucedido en la reunión para confeccionar la lista, en la que los partidarios de Pedro Sánchez vetaron a Martínez para formar parte de la lista de integración que habían negociado –entre otros– el senador Ricardo Varela y el presidente de la Diputación, Darío Campos, fue una “situación desagradable” que “no aporta nada a la cultura socialista”. Lamentó, asimismo, que esta situación la hubiesen propiciado “un grupo de personas a las que no conocen ni en su casa”, entre ellos el portavoz del Partido Socialista en el municipio de O Corgo, Javier Cerqueiro, “que siempre estuvo a sueldo del grupo provincial y nunca tuvo oficio ni beneficio”.

Desde el sector “sanchista” lucense la respuesta llegó procedente del alcalde de Pedrafita do Cebreiro, José Luis Raposo, quien fue el elegido para encabezar la lista de los delegados y que lamentó las críticas al proceso de elección. Así, aseguró que si no se respetase un acuerdo “votado por el 78% de la militancia”, entonces “el partido sí que tendría un problema grave”.

La elección de la ejecutiva de Pedro Sánchez abre un nuevo frente en las filas del PSdeG