Feijóo paraliza la Lei de Acuicultura y el sector exige su retirada con más protestas

Copia de Diario de Arousa-9999-99-99-999-84bfd36c

|

Pocos minutos después de que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, anunciase en el Parlamento la “paralización” del anteproyecto de Lei de Acuicultura de Galicia el sector del mar advertía que este paso “non é suficiente”. Y es que muy lejos de sentirse satisfecho tras la resolución de la administración autonómica desde el sector dicen que la paralización no les sirve, y que lo que quieren es “a retirada total” del articulado.

Así pues el sector que aglutina a cofradías, bateeiros, mariscadores y también a la Plataforma en Defensa da Ría de Arousa no solo no cesará en sus medidas de protesta contra el articulado, sino que las intensificará.

El presidente de la Xunta fue el encargado de hablar de la controvertida norma ayer por la mañana en O Hórreo. Feijóo explicó que “imos facer un alto no camiño na tramitación da lei, inmediatamente, e imos facer mesas de diálogo cos bateeiros, coa xente do marisqueo e coas confrarías”. Añadió en este sentido que “non imos aprobar a lei sen ter o respaldo do sector, porque esta norma nace xustamente para respaldalo”.

Sin embargo el sector no quiere el diálogo al entender que la propia Consellería do Mar redactó el articulado sin haber contado con los principales afectados por el mismo. El temor tanto de bateeiros como de las cofradías es que se apruebe la Lei y que se dé cabida en las rías gallegas a empresas privadas que pongan en riesgo la explotación marítima y marisquera tradicional.

Feijóo negaba ayer que esto fuese a darse con la controvertida Lei. El presidente de la Xunta dice que lo que persigue el articulado no es más que “seguridad jurídica” para el sector al que lanzó un mensaje advirtiendo de que “estén tranquilos, mentres que non vexan que a lei está feita para eles non se aprobará”. Manifestó también que lo que se persigue es “consolidar e mellorar a acuicultura galega, preparala para poder exportar e estabilizar e darlle seguridade xurídica ás 5.400 familias que viven do sector do mar en Galicia”.

reunión

Lo cierto es que representantes del sector tenían ya prevista para ayer una reunión en Carril que, tras el anuncio formulado por Feijóo, tocó las medidas a tomar. El presidente de la PDRA, Xaquín Rubido, explicaba justo antes del encuentro que la posición del sector sigue siendo la misma. “Nós nunca demandamos a elaboración desa lei e, de feito, este anteproxecto fíxose ás costas dos sectores produtivos, ás agachadas”, señala Rubido. Y es que desde la asociación, que en todo momento ha capitaneado las protestas contra la polémica normativa, no entienden como “non se falase cos bateeiros cando o propio Instituto Galego de Estatística di que o 95 % da acuicultura natural que se fai en Galicia lle corresponde a eles”.

también quintana

El presidente de la Xunta no fue el único que ayer habló de la Lei de Acuicultura. También lo hizo la titular de la Consellería do Mar, Rosa Quintana, que junto al director xeral, Juan Maneiro, han recibido la mayor parte de las críticas del sector. La conselleira pidió “un pouco de rigor” a los partidos de la oposición a la hora de hablar “da acuicultura”. La titular de Mar advierte que los cambios que se introduce con el nuevo documento buscan “cubrir certos baleiros legais para evitar posibles desmáns”. En la misma línea Rosa Quintana insistió en que “non queremos facer nada que perxudique ao sector do mar, daí que vaiamos pausar este anteproxecto”. 

      Tanto las palabras de Feijoó como las de Rosa Quintana llegan tras una semana en la que tanto el propio sector como el Partido Popular a nivel provincial echaron un pulso importante a la Xunta de Galicia.

      La mecha la prendían las cofradías en la Federación Galega con la convocatoria de una macromanifestación para finales del mes de febrero (previsiblemente para el día 27 en Santiago) bajo el lema de “Defender o mar”. Tan solo dos días después, y tras meditar lo acontecido en la asamblea bateeira del viernes pasado en Vilagarcía, los representantes de los mismos decían plantar al director xeral do Mar, Juan Maneiro, en la Mesa do Mexillón convocada para el martes. En un escrito remitido a la administración autonómica los bateeiros incidieron en que no se sentarán de nuevo en este órgano hasta que la Xunta retire todo el articulado.

      Tanto Feijóo como Rosa Quintana hablan ahora de mesas de diálogo con el sector con el fin de consensuar un texto. Sin embargo el sector no quiere dialogar.

      Los representantes de cofradías, mariscadores y PDRA estarán hoy en los plenos de Vilagarcía y Cambados defendiendo una moción que es clara y que exige la retirada total del articulado. Del mismo modo, y de la mano de una moción del Partido Popular, el asunto se debatirá este viernes en el marco de la sesión plenaria de la Diputación. Y es que, al menos de momento, el sector está unido contra la norma.

Feijóo paraliza la Lei de Acuicultura y el sector exige su retirada con más protestas