La tasa del agua se debate de nuevo pese a la petición unánime de retirada

|

La celebración del pleno extraordinario prevista para esta mañana pretende aprobar las obras que se presentarán al Plan de Obras e Servizos de la Diputación, pero también incluye en el orden del día otro punto que ha suscitado mucho más debate estos días en las salas de prensa que en las de reuniones del Concello, la tasa de saneamiento.
La imposición de una nueva cuota, tras la derogación de la anterior, quedó sobre la mesa en el pleno extraordinario de la semana pasada y vuelve hoy en otra convocatoria extraordinaria y urgente, sin que por el medio se haya debatido en profundidad entre el gobierno y los grupos y sin contar con los apoyos suficientes para sacar adelante la tasa de saneamiento.
Partido Popular, PSOE y BNG apostaban ayer por una salida “honrosa” para el ejecutivo de Jorge Suárez, la retirada del orden del día. El alcalde no ha considerado esta proposición y se mostró dispuesto a revivir “outro día da marmota”, una posibilidad que él mismo barajaba en la víspera del pleno.
Ni la Plataforma por la Remunicipalización ni la postura de los grupos municipales, que, por distintos motivos, han negado el apoyo a la tasa, han bastado para evitar el debate que tendrá lugar esta mañana. El alcalde insiste en que lo importante es aprobar la tasa y se muestra abierto a todo tipo de modificaciones justificadas que abaraten el coste, una vez que se dé el visto bueno plenario y en el período de alegaciones. Señaló que cada grupo debe posicionarse en la sesión de hoy y, con respecto a las críticas de falta de diálogo, aseguró que “tiveron ocasión o venres de falar largo e tendido”. También, pese a que por la mañana aseguraba que no habría más encuentros, convocó de nuevo a los grupos por la tarde, pero no hubo cambio de posturas.
El Partido Popular calificó la posición del alcalde de “impresentable” y la portavoz, Martina Aneiros, habló incluso de una convocatoria del pleno que incumple la normativa, al haber sido convocado antes de que el expediente estuviese completo. El informe de Audigal –solicitado al ejecutivo al contar solo con el de Emafesa– todavía fue entregado a los grupos ayer y se trata, como explicó Aneiros, de un documento de verificación y no de una auditoría.
Para los populares faltan las explicaciones sobre lo que plantearon en el pleno pasado –saneamiento de la zona rural, diferencias entre Ferrol y Narón o costes para los comerciantes– y se insistió en que “no habrá una oposición a una tasa porque la consideramos necesaria, pero sí a lo que el alcalde pretende llevar ahora a pleno, cuando ha pasado semana y pico sin ninguna voluntad de dialogar”.
Tampoco el PSOE ha considerado que el estudio de Audigal cambie su postura con respecto a la del pleno anterior, ni tampoco la reunión de por la tarde. De hecho, denunció que el alcalde defiende los intereses de una empresa privada por encima de los de los vecinos y tachó de “esperpento” que la tasa vuelva a pleno en estas condiciones.
Con respecto al estudio que les fue presentado ayer por la mañana –el compromiso era que lo tuviesen el lunes por la tarde–,  la portavoz socialista, Beatriz Sestayo, indicó que está basado en la recopilación de información de las cuentas de 2014, con los mismos costes “impostos polo PP e por un xerente do que se pedía o cese tempo atrás”.
Para Beatriz Sestayo el alcalde está más preocupado “en sanear unha empresa privada como Emafesa que por sanear a ría” y aunque no se mostró en contra de una tasa, sí consideró que debe tener el precio justo para la ciudadanía y no para Emafesa.
De hecho, el PSOE ha reclamado un estudio de costes, revisado y validado por funcionarios técnicos municipales y no uno “breve, urxente e rápido” . 
Sestayo habló de “decepción ilimitada” de un Ferrol en Común “á deriva”, criticando que acuda a un pleno “sen o apoio da esquerda e que faga que a cidade esmoreza con políticas da dereita aplicadas por FeC”.
El portavoz del BNG, Iván Ricas, fue más explícito en su análisis del informe de Audigal, que indicó que era una comparativa del cálculo de la tasa realizado por Emafesa y el estudio de costes de Augas de Galicia para una gestión conjunta de la depuradora entre Concellos. Explicó que se observan grandes diferencias entre ambos, como el coste eléctrico más económico en el análisis de Augas de Galicia– o en personal –más ahorro en el de Emafesa–, por lo que consideró que “non debería ser unha opción acollerese aos informes que propoñen que o gasto en persoal se reduza”.
Para los nacionalistas, que se han mostrado desde un principio contrarios a la tasa y a una gestión por parte de Augas de Galicia, el “aliado natural” del ejecutivo local es “o PP, a través de Augas de Galicia e Fomento, mediante Acuaes”. Considera que lo único que se busca es “dar continuidade a un pacto entre entes do Partido Popular e un goberno incapaz de enfrentarse á realidade e que o único que quere é que a cidade asuma costes por un saneamento”.
A la misma propuesta que la semana pasada, el BNG reitera que su voto seguirá siendo el mismo, el no. n

La tasa del agua se debate de nuevo pese a la petición unánime de retirada