Luís Villares asegura que “no hubo ninguna traición en En Marea”

El portavoz de la colación restó importancia a las críticas internas y insiste en que quiere centrarse en hacer oposición | ep
|

El portavoz de En Marea, Luís Villares, negó ayer haber traicionado a sus compañeros de coalición. “Creo que todas las personas que están en el Consello das Mareas son personas inscritas, son personas leales al espacio de confluencia, por tanto ninguna traición puede haber ahí”, subrayó.

En una entrevista en Cadena SER, el exmagistrado restó importancia a las críticas internas y aseguró que se sintió arropado en todo momento por el histórico dirigente nacionalista Xosé Manuel Beiras. “Si Beiras hubiese querido asumir la portavocía yo no tenía inconveniente, pero Beiras quería que fuese yo. Siempre dije que no iba a desautorizar a Beiras, y nunca me iba a posicionar contra él, porque fue el primero en dar pasos valientes hacia la confluencia. Para mí sigue siendo la referencia, me sentí arropado por él en todo momento”, remarcó.

Cuestionado por la Marea Atlántica, Anova y Esquerda Unida, Villares espera que haya pasado el ruido interno para poder centrarse en su labor de oposición. “Esa es la gran pena que tengo de todo lo que ha pasado estas semanas, no poder trasladar el mensaje de cambio de En Marea.

El tiempo del ruido ya tiene que ser pasado y desde ya el mensaje nítido tiene que ser lo que proponemos, no lo que nosotros somos internamente”, aseveró.

Apoyo de las minorías

A continuación Villares explicó que se apoyó en las minorías de En Marea para configurar la coordinadora y la portavocía para evitar la decepción de sus votantes y como un ejercicio de responsabilidad: “Para evitar la decepción, lo que hicimos por responsabilidad fue establecer una coordinadora que echase a andar la organización de En Marea”.

Sobre su relación con el alcalde de A Coruña y líder de la Marea Atlántica, Xulio Ferreiro, aseguró que “esa relación nunca estuvo rota” y que “todas las críticas son legítimas si se hacen con respeto”, como asegurar que “fue el caso”. “Por tanto, no hay ningún problema. Una crítica nunca puede suponer la pérdida de legitimidad, tienen que ser bien saludadas y poco más que decir”, explicó.

Villares, tal y como indicó, quiere centrarse en su labor de oposición a un Feijóo que califica de “manso y manirroto”. Y es que considera que el presidente de la Xunta es “un mal gestor”, al tiempo que ha lamentado su “actitud sumisa a Mariano Rajoy”.

Oposición a Feijóo

Si él fuese presidente, dice Villares, estaría dispuesto incluso a acampar ante el Congreso de los Diputados para evitar agravios como los que, aseguró, sufre Galicia este año con los presupuestos generales del Estado.

“Un mal gestor y además manso, acabamos de conocer los presupuestos generales del Estado para 2017 con un recorte del 30 por ciento en inversiones para Galicia. ¿Alguien vio a Feijóo alzar la voz contra esto? Vamos, si fuese yo plantaba la tienda de campaña ante el Congreso de los Diputados hasta que me hiciesen el mismo caso que a Cataluña, y no tenemos eso, tenemos un presidente que no abre la boca, que no dice ni pío”, aseguró.

Sobre la relación con PSOE y BNG, Villares la calificó ayer como buena, aunque lamenta la dificultad para llegar a un acuerdo con los socialistas para impulsar una comisión de investigación sobre el accidente de Angrois en el Parlamento de Galicia. “Hay muchos temas en los que la oposición trabaja junta y es “especialmente necesario” en algunos temas. l

Luís Villares asegura que “no hubo ninguna traición en En Marea”