Antonio Piñón y Manuel Beceiro

177 NOR 2 Anuncio M Beceiro copia_14902.29 - copia
|

Entrado el siglo XX, se desarrolló paulatinamente en Ferrol y su periferia una industria local, con empresas no siempre vinculadas a la industria naval, que llevaron a cabo diversas actividades industriales y comerciales. Entre otras, tuvieron una incidencia importante en la ciudad la fábrica de lápices Hispania, fundada el año 1934, donde trabajaban más de 400 empleados; la fábrica de PYSBE (Pesquerías y Secaderos de Bacalaos de España), que empleó unas 300 personas; y la fábrica de FENYA (Fabricaciones Eléctricas Navales y Artilleras), que fabricaba equipos para buques mercantes y de la Armada, que contó con 500 empleados. 

Otras empresas industriales, también desaparecidas, fueron la fábrica de la Peninsular Maderera creada el año 1953 en la Malata, la empresa siderometalúrgica Megasa de Xuvia, la factoría de calderas Vaycora y la empresa IMENOSA (Industrias Mecánicas del Noroeste), constituida el año 1985. Entre las empresas de mediano tamaño estaban Manufacturas Piñón y Laboratorios Beceiro, cuyos fundadores Antonio Piñón y Manuel Beceiro, son los protagonistas de este trabajo.      

Dentro del sector textil, una de estas industrias fue Manufacturas Piñón, fundada por Antonio Piñón Teijido, nacido el año 1890 en la ferrolana calle María. Casado con la ferrolana Carmen Montero el año 1912, con la que tuvo seis hijos, inició su vida laboral como dependiente en el almacén de mercería de Emilio Junquera sito en la plaza de Armas, para montar el año 1921 en la calle Magdalena una primera fábrica de prendas de punto.

El año 1922 enviudó, casándose en segundas nupcias con Balbina Losada. El año 1927 realizó una breve estancia de trabajo en la industria textil en Barcelona. El año 1928 creó en la calle Magdalena de Ferrol una fábrica dotada de maquinaria suiza para hacer jerséis, gorros de punto y lepantos para la Armada. El año 1931 Antonio Piñón trasladó su fábrica a la calle del Sol, incluyendo la producción de embalajes de cartón. Militarizada su empresa, el año 1936 se dedicó a la fabricación de macutos, camisas y ropa para el ejército. 

El año 1940 nacieron las Manufacturas Piñón instaladas en una amplia nave de la calle Rubalcava, con una fabricación diversificada de toallas, calcetines, géneros de punto, prendas de algodón y cartonajes, mientras ampliaba su actividad industrial con una carpintería de tableros y contrachapados, llegando a emplear en su fábrica más de doscientos hombres y mujeres. 

El año 1950 Piñón Teijido compró la finca del Prioral, perteneciente al antiguo Priorato de A Cabana, instalando una granja de gallinas ponedoras y de pollos, llegando a tener más 5000 aves, además de una lechería de vacas holandesas. Muerto Antonio Piñón el año 1963 de una trombosis cerebral, llegada la crisis del petróleo del año 1973 empezó la decadencia de Manufacturas Piñón, aunque la empresa, ya instalada en Catabois, no cerró definitivamente hasta el año 1995. Su vida y obra fue tratada por el escritor ferrolano Siro López.

Otro proyecto industrial que nació a principios del siglo XX en Ferrol fue la fábrica de jabones, perfumería y cosmética conocida como Laboratorios Beceiro, empresa fundada por Manuel Beceiro Hermida, que nació el año 1900 en Moeche. Emigrante a Cuba el año 1916, trabajó en la fábrica de jabón y perfumería que los hermanos catalanes Crusellas montaron en La Habana. 

Durante quince años ocupó diversos puestos de responsabilidad en la citada fábrica Crusellas, que diversificó su producción fabricando champúes, cremas dentales, lociones capilares y otros productos, con lo que Beceiro Hermida adquirió una gran experiencia en los procesos de producción que luego aplicaría en Ferrol. En la Habana se casó con la emigrante asturiana, Claudia Fernández, con la que tuvo tres hijos en Cuba, Blanca, Manuel y José

Una vez que regresó a Ferrol instaló una primera y sencilla fábrica de jabón en un bajo de la calle Lugo el año 1932. La buena marcha de la fábrica permitió a Manuel Beceiro construir unas nuevas instalaciones industriales en el número 26 de la calle Espartero, ocupando una superficie de unos 1500  metros cuadrados y una producción inicial de trescientos mil kilogramos de jabón al año, En el primer piso estaban las oficinas de la fábrica y en el segundo la vivienda de la familia Beceiro, donde nacieron otros cuatro hijos: Modesta, Julia, Marina y Santiago.

En sus instalaciones se elaboraban los conocido jabones de lavar Pucho y de tocador Chuchú, además de numerosos productos de belleza y cosmética, desde colonias y brillantinas hasta crema de afeitar, llegando a emplear a 15 personas. Su trabajo y dedicación empresarial fueron recompensados por el Gobierno con la Medalla del Trabajo el año 1942.

Hombre generoso y desprendido sufragó muchos años las fiestas de A Parrocheira en el barrio de Ferrol Vello, además de una serie de comidas para cien pobres que organizaba de manera periódica en las instalaciones de la fábrica PYSBE. Igualmente fue Presidente del Racing de Ferrol los años 1942 y 1943. El año 1941 Manuel Beceiro compró los abandonados terrenos del astillero de La Cabana, para instalar una fábrica de mayor capacidad. 

Los últimos años de vida de Manuel Beceiro Hermida estuvieron marcados por la tragedia falleciendo sus dos hijos mayores sin cumplir los 30 años. A la muerte del propio Manuel Beceiro el año 1967, los laboratorios y parte de las propiedades familiares pasaron a manos ajenas.

jjburgoa@hotmail.com

Antonio Piñón y Manuel Beceiro