“Soy una persona que suele decir lo que piensa de forma clara y eso no siempre se ve bien”

|

¿Qué ha dado tiempo a hacer en ocho meses?
Primero un gobierno de puertas abiertas que recibe durante más de doce horas a gente en el Concello o bien vamos a los sitios, comunicado con la sociedad, frente a la opacidad de la mayoría absoluta del PP. Junto a eso hemos hecho hincapié en cuestiones como la política social, donde se ha pasado de la caridad a los derechos: se ha aprobado una nueva normativa de emergencias sociales, se ha elaborado un protocolo de atención a las personas en exclusión social, se atiende a los casi mil expedientes de menores pendientes, se ha dado un giro absoluto a las políticas de igualdad... Son políticas serias, comprometidas con el empleo, con la dinamización económica y social y con la recuperación y rehabilitación de los cascos históricos de Ferrol. Estamos poniendo los cimientos para la recuperación demográfica de esta ciudad y estoy segura de que en cuatro años se va a notar.

Lo contrario sería un fracaso. 
Sin duda. Ferrol tiene una enorme capacidad de ser una ciudad humana, accesible, con una riqueza potencial en el ámbito industrial, de turismo, natural... y ha pasado desapercibida a base de topicazos absurdos. Es necesario que sea una ciudad más plural, cosmopolita y estoy segura de que en cuatro años se conseguirá y si no, será un fracaso.

Dígame un error que hayan cometido.
Que la hiperactividad que tenemos en el gobierno a veces hace que se tomen decisiones muy precipitadas, con la mejor voluntad, pero que chocan con la burocracia excesiva de las administraciones. Este ayuntamiento tiene que agilizar los tiempos porque las administraciones tienen que adaptarse a las necesidades que hay en la calle.
Ya tenía experiencia de gestión como concejala. ¿Ha cambiado en estos años la forma de funcionar?
Los cuatro años del PP han supuesto una regresión inmensa en la situación del Ayuntamiento y de las políticas que se hacían desde aquí. No es que partamos de cero, partimos de negativo. El PP ha sido un gobierno nefasto para esta ciudad. Tenemos una herencia muy negativa de la que poco se habla porque somos constructivos pero, por ejemplo, nos estamos encontrando dos sentencias perdidas sobre personal, que criticamos en su día en la oposición, como son la de FIMO y la de los patronatos e Imfacofe, que suponen un problema enorme para las arcas del ayuntamiento.

El PP los acusa de opacidad, de abusar de los contratos sin publicidad, de que no se convocan suficientes comisiones, de que no se les dan informes. Y ustedes, por el contrario, presumen de transparencia.
No es cierto. Lo mejor es que cualquier ciudadano coteje, y voy a decir en mi caso pero puede ser el de cualquier miembro del gobierno, las comisiones que se hacen en Benestar, que son todas las semanas desde que llegué salvo que hubiese algo excepcional como un pleno. Por lo tanto mienten.

Eso no sucede en otras áreas.
Que se vea el contenido de las comisiones. Donde antes se hacían paripés para rodillos de la mayoría absoluta ahora hay participación en la toma de decisiones importantes. Quiero recordar que el gobierno del PP fue el que cerró los plenos y que aquí había que venir por invitación frente a los plenos transparentes en donde vemos que siempre hay intervenciones ciudadanas. Por lo tanto el discurso del PP es uno, los hechos son otros.

¿Cuánto más vamos a esperar por los presupuestos?
Necesitamos sacar ya los presupuestos de cambio. Espero que sea en breve. Hay un informe pendiente de Recursos Humanos sobre el personal y también necesitamos saber cómo podemos abordar los procesos de gestión pública de muchos servicios que hoy son privados.

Y rebajar las expectativas económicas en cada concejalía.
Es normal. Hay gobiernos en los que una sola persona hace el presupuesto de todos, que no es precisamente el caso de los de izquierdas, y otros en los que cada uno coloca más o menos las partidas que cree que necesita y luego la ponemos en común. Nos hemos visto con sorpresas, como deudas del Partido Popular a las que tenemos que hacer frente. Alguna era una previsión del Interventor que la conocíamos hace una semana. 

Pero aun no hay un documento para negociar con la oposición, que es otro capítulo que no se prevé fácil ni breve.
Hemos tenido en cuenta en las partidas económicas cosas que ha querido la oposición, tenemos sensibilidad, conocemos en los plenos y en comisiones los planteamientos que hacen. Espero que haya acuerdo. Sobre todo confío en que la izquierda quiera un cambio en los presupuestos de esta ciudad y que el plazo ya no se alargue mucho.

¿Hay un plazo? En febrero ya parece que no.
En febrero tiene que estar más que listo el documento.

¿Y se llevará al pleno?
Depende de la negociación. Sería una soberbia decidir el plazo de consenso de los otros grupos.

¿Hay dos gobiernos?
No, para nada, absolutamente para nada. Con Ferrol en Común existe una magnífica relación y una muy buena relación personal entre diferentes concejales.

A veces parece que no fluye la comunicación. Hace unos días Patrimonio trasladó una estatua franquista y cogió a todos por sorpresa, el alcalde respondió con que iba a quitar el busto del rey emérito de la fachada del palacio municipal y el otro lado no lo sabía...
Es que no es el otro lado. Tomamos decisiones y el día a día no se consensúa. Tenemos un acuerdo de gobierno al que dedicamos mucho tiempo y que ahora es el programa. En el día a día puede surgir algún matiz pero en los dos casos concretos de los que habla ni siquiera era que no lo conociera la otra parte sino que no lo conocíamos otros miembros del gobierno, tanto una cosa como otra.

Lo de la cabalgata de Reyes queda superado.
Sí, yo creo que todo surge a partir de la especial obsesión, que debe ser un trauma infantil, del PP con las cabalgatas. Le pasó en Madrid y le pasó en Ferrol, no sé si necesitan terapia para eso. Lo que es real es que pasamos de un acuerdo, con carácter urgente, entre José Manuel Rey Varela y una empresa a dedo para hacer las fiestas de dos años a otras contratadas por la Unidad de Contratación.
Más allá de la legalidad, hubo una semana de declaraciones que llegaron al culmen cuando la ejecutiva local del Partido Socialista prácticamente dio un ultimátum al alcalde. 
Porque no se habló tanto de la cabalgata como de la información y de la política de comunicación. En el pacto de gobierno, dentro de unas coordenadas comunes y que debemos mejorar, cada uno hace su política de comunicación. Nosotros creemos que debemos dar transparencia a todas las cuestiones, incluso cuando la oposición critica, y otros no pero bueno, son matices sin importancia y es que es un gobierno que funciona.

Con un pacto que va a durar.
Sí. Sin duda.

Es nombrar a Beatriz Sestayo en determinados ambientes y hay a quien se le ponen los pelos de punta. ¿Por qué su nombre se asocia con el conflicto?
Bueno, yo no creo que sea con el conflicto pero soy una persona que suelo decir lo que pienso de forma clara y eso no siempre se ve bien. Y se ve peor si eres una mujer. Ser una mujer con carácter y que habla claro está penalizado en determinados focos de la sociedad. Mis padres me enseñaron a hablar claro de pequeña, a ser sincera, y no creo que vaya a cambiar.

¿Influye o influirá en Ferrol la tensión política que se vive en el país teniendo en cuenta que la Marea y el PSOE compiten por un mismo espacio?
Aquí tenemos el compromiso de anteponer Ferrol, que es una ciudad que necesita mucho que nos volquemos. Creo que lo hemos superado en las generales y estoy segura de que será igual en el resto de procesos electorales.

¿Habrá nuevas elecciones?
Lo que tenemos claro en el PSOE es que tiene que haber un gobierno de izquierdas y que el PP se tiene que ir. Pedro [Sánchez] está teniendo una altura de miras y una responsabilidad que no han tenido otros partidos, y confío en que tenga éxito.

¿Se plantea volver al parlamento gallego?
No, estoy en Ferrol, he dejado el parlamento gallego, compatibilizo esto con mi profesión y estoy muy contenta.

Es una etapa cerrada.
Sí. A ver, he pasado en mi vida por muchas experiencias vitales y nunca cierro puertas. Pero en el aquí y ahora mi compromiso, ya lo dije en campaña, es con Ferrol y además estoy encantada.

“Soy una persona que suele decir lo que piensa de forma clara y eso no siempre se ve bien”