Cerca de 1.500 operarios de auxiliares de Navantia irán mañana a la huelga

Copia (2) de Diario de Ferrol-2017-10-04-003-e30058e6
|

Desde la media noche de este jueves unos 1.500 trabajadores de las empresas auxiliares de Navantia iniciarán una huelga indefinida para reclamar el cumplimiento de las tablas salariales acordadas en 2001 para equiparar sus salarios al de los operarios de la factoría durante los encargos del astillero público. En estos momentos unas 30 empresas complementarias prestar algún servicio en los centros de trabajo de Ferrol y Fene, aunque en determinados picos de trabajo hasta 60 firmas pueden coexistir en las instalaciones navales.

La huelga, promovida en solitario por la CIG, llega tras varias reuniones infructuosas con los empresarios de la comarca, que solicitaron una mesa de negociación para resolver el conflicto. La propuesta de la patronal fue alcanzar acuerdos intermedios o progresivos, es decir, “que en la medida que se vayan cerrando contratos y consiguiendo nuevas licitaciones se irán subiendo los salarios”, explicó Ramón Alfonzo, de la Federación de Industria del sindicato nacionalista.

La CIG explicó ayer que están dispuestos a negociar asuntos como la formación o la subcontratación, pero que el cumplimiento de estas tablas salariales –que en algunos casos puede suponer un incremento de 500 euros respecto al convenio estatal o provincial– resultan intocables en estos momentos, tras años de pérdida de poder adquisitivo entre la industria auxiliar.

En estos momentos el departamentos de Carenas –con un buque recién llegado y con un mes y medio de trabajo por delante–, los bloques de los petroleros de Ondimar, los últimos trabajos del BAM y, sobre todo, las 42 “jackets” del programa East Anglia absorben la mayor parte de los trabajos de las auxiliares.

En este último caso, con unos 400 trabajadores sacando adelante las estructuras, la afectación de la huelga que comienza mañana podría ser más notable, pues los plazos que se manejan son más ajustados que en otros proyectos y los requerimientos de Iberdrola especialmente estrictos.

 

Brecha sindical

El conflicto, que comenzó con la firma por parte de CCOO y UGT con la patronal de un preacuerdo del nuevo convenio del metal en el que no se incluyeron estas tablas salariales  (para darles rango de ley), ha vuelto a abrir la brecha entre las centrales sindicales.

En esta línea, el sindicato nacionalista insistió en que las centrales que firmaron el acuerdo han convocado una comisión delegada de la comisión paritaria “que ya nace muerta, pues no va a servir más que para negociar a la baja los puntos del preacuerdo”. “En ningún caso servirá para incluir los acuerdos de 2001, por mucho que CCOO y UGT digan que sí, va contra la norma”.

Ramón Alfonzo afirmó ayer que las altas instancias empresariales de la comarca y de Navantia “confían” en la capacidad de los sindicatos estatales para boicotear esta huelga, en la que –censuró– “están intentando usar a sus afiliados para que ejerzan de esquiroles”. “No descartamos tampoco que haya contrapiquetes, no sería la primera vez que los vemos del lado de los antidisturbios”, arguyó Alfonzo.

Sin embargo, desde la CIG aseguraron que las asambleas celebradas estos días contaron con el apoyo mayoritario de los trabajadores, al margen del sindicato al que están adscritos. “Saben (los operarios) que no les deben lealtad a ningún buzo, que habrá trabajo si hay barcos y, desde luego, que no están dispuestos a estar negociando sus condiciones salariales cada vez que sale un encargo”, concluyó el responsable de CIG-Industria.

 

Piquetes

La última asamblea antes de la huelga será hoy en Navantia Ferrol, a las 10.00 horas en la grada y al lado del taller de tuberos, y al mediodía en Carenas. Desde la CIG animaron a todos los trabajadores que están llamados a la huelga a que participen desde primera en los piquetes.

“Es el momento de recuperar el salario que en su día les robaron aprovechándose de la situación de necesidad que pasaron muchos de ellos”, concluyó el representante de la CIG-Industria.

Cerca de 1.500 operarios de auxiliares de Navantia irán mañana a la huelga