Una velada poética invita en unas ruinas romanas a disfrutar del momento

|

Pedro Damián de Diego

El "carpe diem", frase latina acuñada por Horacio que invita a disfrutar del momento sin dilación, se ha plasmado hoy en la villa romana de Almenara-Puras, donde sus tesoros arqueológicos se han deleitado de la poesía de Carlos Aganzo y la música de Eva Helena García y Ernesto Monsalve.

El motivo de este acontecimiento ha sido la presentación del poemario "Las flautas de los bárbaros", con el que Aganzo ganó el II Premio de Poesía de la Universidad de León, en una cita cultural organizada con motivo del X aniversario del museo levantado sobre lo que en el siglo IV fue una espléndida villa.

Los textos de "Las flautas de los bárbaros", que conectan perfectamente con la situación social y económica actual, invitan a aprovechar el momento y valorar las grandes y pequeñas cosas que existen alrededor de las personas y que muchas veces pasan desapercibidas por el ajetreo diario.

La voz de Aganzo ha contado con un magnífico aliado para crear el clima intelectual perfecto en un marco incomparable: el dúo de violonchelo y piano formado por Eva Helena García y Ernesto Monsalve, que aúna las facetas de pianista, compositor y director de orquesta.

Ambos jóvenes y experimentados músicos han acompañado la frescura expresiva de los versos de Aganzo con piezas célebres, adaptadas a cada escrito, de Mozart, Bloch, Mendelshonn, Händel, Haydn o Faurè.

En un ambiente propio de la época de Quintus Horatius Flaccus, tampoco faltaron obras como "Romance sans paroles", de Davidoff; "Douce Rêverie", de Tchaikovsky, o "El Cisne", de Camille Säint-Saëns.

En su combinación con la voz de Aganzo, los acordes del chelo de Eva Helena García y del piano de Ernesto Monsalve han sido capaces de cautivar a los invitados, entre ellos el anfitrión de la velada, el presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, y el delegado del Gobierno en Castilla y León, Ramiro Ruiz Medrano.

Temas como la naturaleza, el amor y la voz interior han estado presentes en este conjunto de poemas, cuyo título hace referencia a unos versos de la escritora china Li Qingzhao, de los siglos XI y XII.

La interrelación entre la situación actual de Occidente y la cultura ancestral de Asia oriental le ha servido a Carlos Aganzo para establecer un paralelismo entre la caída de la esplendorosa cultura china y el declive intelectual y social que ahora se vive en Europa.

La obra de Aganzo presentada en Almenara-Puras se caracteriza por su capacidad para incorporar un lirismo nuevo y, al mismo tiempo, acorde con los tiempos que corren, así como por su valor unitario.

"Las flautas de los bárbaros" cierra una trilogía de la que también forman parte las obras "Caídos ángeles" (2008) y "Las voces encendidas" (2010), este último ganador del XX premio de poesía Jaime Gil de Biedma.

El lugar que ha servido de escenario a este acto cultural es un yacimiento y museo que se encuentra en el límite de la provincia de Valladolid con la de Segovia, en los términos municipales colindantes de Almenara de Adaja y Puras.

Las instalaciones, en las que se pueden apreciar varios mosaicos originales en excelente estado de conservación, albergan los restos excavados de la villa y la reproducción, a tamaño natural, de una casa de campo romana de la misma época.

Carlos Aganzo, que desde su juventud compagina la literatura con el periodismo y ejerce actualmente como director de "El Norte de Castilla", cuenta en su palmarés literario con los premios de poesía "Murallas de Ávila" (1997), "Jorge Guillén" (2003) y "Gil de Biedma" (2010). EFE

pddp/erbq/jla

Una velada poética invita en unas ruinas romanas a disfrutar del momento