Los vecinos “reabren” dos calles cerradas al tráfico en Ferrol Vello

Calle Merced abierta
|

Los tramos de las tres calles de Ferrol Vello que se cerraron al tráfico rodado y peatonal a finales del año pasado siguen oficialmente cortados mientras se solucionan los problemas de los edificios que obligaron a tomar esta medida restrictiva. Pero en la práctica, los vecinos han ido “empujando” las vallas de la calle Mercé y de Benito Vicetto (en donde se había dejado un paso peatonal) y han recuperado un ancho que permite el tráfico rodado en la zona, de forma que los vehículos pueden salir de los garajes y circular por estas dos vías. Así, por ejemplo, hay coches que han vuelto a utilizar la calle Mercé para llegar a Ferrol Vello desde el centro de la ciudad y girar por Vicetto hacia San Francisco, evitando el rodeo que supondría continuar por Espartero hacia el Baluarte y el Paseo de la Marina. Y eso a pesar de que se ha colocado una señal de dirección prohibida en la confluencia con Manuel Comellas, en donde antes había simplemente una señalización para prohibir el estacionamiento. 
En la actualidad, el único tramo que queda cortado al tránsito (también de los peatones) es el de la calle Carme Curuxeiras, entre el número 26 (a cuyo dueño se ha instado a actuar en varias ocasiones) y el cruce con Mercé, cuatro portales más allá. Allí las vallas que cierran el paso van de lado a lado de la calle y ya nunca hubo opción de caminar a pie por la zona ante el riesgo de caída de cascotes y otros elementos de las fachadas.
La decisión de vallar la zona se tomó de urgencia después de recibir un informe técnico que alertaba sobre los riesgos que presentaban varios inmuebles y ante la inminencia de un temporal de viento que podría empeorar la situación. Fue una medida que tomó por sorpresa a los afectados, que ya entonces comenzaron a mover las vallas para poder pasar. El alcalde, Jorge Suárez, y la concejala de Urbanismo, María Fernández, mantuvieron entonces una reunión con los vecinos para explicarles la situación y las medidas que se estaban tomando para solucionarla.
Pero el plazo aproximado de dos meses que se había apuntado desde el Concello en febrero para poder reabrir Ferrol Vello expira sin que se retiren las vallas, a pesar de que han empezado obras de seguridad y consolidación en algunos de los inmuebles. Por eso desde la entidad vecinal convocarán esta semana una asamblea para decidir qué medidas tomar al respecto.

ejecución subsidiaria
El Concello de Ferrol ha contratado ya con Prosema Noroeste las obras necesarias para asegurar el número 32 de la calle Carme Curuxeiras. Se trata de uno de los inmuebles en los que ya se preveía actuar incluso antes del cierre de la calle en diciembre. Finalmente se adjudicó la obra el pasado martes por un precio de 13.915 euros. La otra oferta era de Estructuras de Hormigón y Construcción Alpa por 15.000 euros.

Los vecinos “reabren” dos calles cerradas al tráfico en Ferrol Vello