Los gastos de personal de Navantia crecieron de 2006 a 2010 un 21,8%

navantia manifestación pias
|

La grave situación económica que atraviesa Navantia ha otorgado especial relevancia al informe de fiscalización sobre el período 2006-2010 que ha hecho público recientemente el Tribunal de Cuentas. El documento analiza con detenimiento el capítulo de los gastos de personal, una cuestión que la SEPI se encargó de poner en el centro del debate hace meses, aunque sus recomendaciones se centran en reclamar a la compañía pública mayor claridad sobre las operaciones económicas con el Ministerio de Defensa.   
El Tribunal de Cuentas señala que los gastos de personal en los cuatro años analizados crecieron un 21,8% y que esto se debió en gran medida al aumento de los trabajadores que cobran al margen del convenio colectivo. A esa categoría pertenecen los empleados, que se elevaron un 7% y los técnicos superiores, que lo hicieron un 21,6%, mientras que los operarios, regidos por convenio, disminuyeron un 7%. El sueldo medio bruto de los dos primeros grupos se situaba en 42.173 y 55.756 euros, respectivamente, mientras que el de los terceros era de 38.900 euros.
Esta evolución se achaca, por una parte, a que los procesos de reestructuración de plantillas afectaron a una mayor proporción de operarios y también al propio sistema de ascensos y promociones que existe en la compañía y que se aplica al trabajador por el mero transcurso del tiempo. Además, los técnicos superiores disfrutaron de incrementos salariales, en los años analizados, muy por encima de los de convenio –este grupo representaba en 2010 el 18,7% de la plantilla y captaban el 24,2% de los gastos de personal–. La empresa contaba hace tres años con un técnico superior por cada cuatro trabajadores.
También apunta el informe que entre 2006 y 2010 ingresaron en Navantia 185 trabajadores –118 técnicos superiores, 19 empleados y 48 operarios–, “sin que haya habido en ninguno de los casos una convocatoria pública o abierta con publicidad”. El Tribunal de Cuentas apunta que no ha obtenido información sobre los procedimientos de selección utilizados e insta a la compañía a establecerlos.
El Tribunal de Cuentas se centra en el capítulo de sueldos y salarios, dentro de los gastos de personal, porque el de cargas sociales representa tasas de crecimiento, en el período analizado, mucho menores. Ese concepto, en el que la compañía quiere de momento concentrar sus recortes, supuso 81 millones de euros en 2010, en torno al 26% del total de los gastos de personal.
Las críticas que el Tribunal de Cuentas hace en su informe a los gastos de personal habían sido expresadas ya en reiteradas ocasiones por los representantes sindicales de Navantia, que reclaman transparencia sobre los sueldos y las contrataciones. Además, desde el comité de empresa recuerdan que en los ejercicios de 2011 y 2012 el capítulo de gastos de personal se ha recortado algo más de un 9%, casi la mitad de lo que creció en los cuatro años anteriores.
La bajada del gasto en personal hay que achacarla a la congelación de los sueldos de convenio –sobre el resto no hay información– y a la caída de la carga de trabajo, que redujo el número de horas extra que antes realizaba la plantilla. Además, la eliminación de la paga extraordinaria de diciembre del pasado año 2012 supuso un ahorro de 8,8 millones de euros.
Desde los comités de empresa se apunta también repetidamente a que la mala situación económica de Navantia se debe a la falta de contrataciones fundamentalmente. En este sentido, y a falta de datos actuales, cabe señalar que el informe del Tribunal de Cuentas sitúa el coste de la subactividad en 2010 –cuando la compañía vivía una situación envidiable comparada a la de hoy– en más de 26,7 millones de euros. El documento introduce también el dato del ejercicio siguiente, pese a estar fuera del cuatrienio analizado, que revela que dicho importe creció hasta los 41,2 millones en 2011. n

Los gastos de personal de Navantia crecieron de 2006 a 2010 un 21,8%