Navantia solo aspira a mantener su cuota de mercado en la reparación de LNGs

Navantia Fene
|

Navantia únicamente aspira a mantener su actual cuota de mercado en la reparación de buques LNGs, la que más facturación y margen de beneficio le proporciona, y fija su objetivo en duplicar la actividad con cruceros en Cádiz y en crecer en los trabajos con megayates que se desarrollan en Cartagena. Es una de las iniciativas plasmadas en el plan industrial de la compañía de aquí a 2018.
La facturación del área de carenas de la ría de Ferrol, solo en lo que se refiere a los gaseros, se sitúa en una media anual de 52 millones de euros. Es más del doble de las que suman los cruceros en Cádiz (17 millones) y los megayates en Cartagena (6 millones). El negocio de los LNG’s proporciona además un alto margen, según los datos que aparecen en el denominado Documento de Trabajo para el Futuro de Navantia (DTFN), situado de media en ocho millones de euros frente a los tres que dejan los cruceros y los 400.000 euros de los megayates.
Con la renuncia por parte de Navantia a construir un dique flotante o incrementar de cualquier otro modo la capacidad de sus instalaciones, el objetivo en la ría de Ferrol no puede ser otro. La división de carenas de Ferrol y Fene presume de tener un altísimo nivel de ocupación en sus muelles y diques, de ahí que las fuerzas sindicales, políticas y empresariales reclamen unánimemente la construcción de un nuevo dique que proporcione más capacidad al astillero y el acceso al mercado de buques que ya no caben en el número tres, el de mayor tamaño disponible en la ría. Como se sabe, el Gobierno realizó una consulta a la Comisión Europea sobre la posibilidad de acometer dicho proyecto e informó de que la respuesta fue negativa, aunque no se dieron a conocer los términos de la pregunta ni la contestación íntegra. La actividad de reparaciones supuso durante el pasado ejercicio de 2014 una facturación de más de cien millones de euros, de los que casi la mitad corresponderían en exclusiva a los buques gaseros.
Hace unos meses Navantia anunció una inversión de un millón de euros para la mejora de unos equipos eléctricos que se emplean en estos trabajos.

Navantia solo aspira a mantener su cuota de mercado en la reparación de LNGs