Una ferrolana investiga en un programa nacional de salud cardiovascular

Lidia, segunda por la izquierda, es una de los ocho estudiantes españoles que fue seleccionada para formar parte del programa
|

La estudiante ferrolana Lidia González Teijido es una de los ocho estudiantes becados del programa Acércate que organiza el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) dentro de su plan de formación CNIC-Joven.
Todos los seleccionados son estudiantes de bachillerato de nacionalidad española con una media de 10 en ambos cursos – primero y segundo – de este nivel de estudios.
Lidia cuenta que se enteró de la existencia de este programa por medio de una de sus profesoras del I.E.S. Concepción Arenal, que se lo recomendó creyendo que podría ser de interés para ella. Sin embargo, al mirar las bases y ver que tan solo había 8 plazas para toda España tuvo un momento de duda. “Pensé que sería muy difícil que me seleccionasen, pero mi familia me animó a presentar mi candidatura y al final he tenido suerte y obtuve la beca”, comenta.
Cuestión de suerte o no, Lidia fue una de los 8 bachilleres – siete alumnas y un alumno – de todo el territorio nacional a favor de los cuales se ha resuelto este año la convocatoria, en la que solicitaron participar 25 estudiantes que cumplían todos los requisitos.
Las altas exigencias para formar parte de la iniciativa se deben a que el objetivo de este plan, según informan desde el propio CNIC, es “atraer y formar a los jóvenes más brillantes desde las edades más tempranas para crear una cantera de investigadores de excelencia en el campo de la medicina cardiovascular”.
El proyecto es una apuesta del director general del centro, el doctor Valentín Fuster, y de la Fundación Pro CNIC. Fuster considera que empezar el programa de formación en etapas educativas tan tempranas es la clave porque los jóvenes “son el futuro de la investigación en nuestro país”.
Según nos comenta Lidia, la beca les cubre todos los gastos de manutención y alojamiento. Todos los estiudiantes están conviviendo en un Colegio Mayor de Madrid.
Durante los 15 días del programa, los estudiantes realizarán diversas tareas que les ayudarán a entrar en contacto con la investigación, participando en el día a día en un centro de excelencia en este ámbito como es el CNIC.
Precisamente Lidia destaca que este era uno de los aspectos que más le estaba interesando del programa. “La investigación es algo que en la universidad no se trabaja tanto porque es muy difícil acceder a este tipo de equipos y a laboratorios de estas características. Por eso esta es una gran oportunidad para verlo desde dentro”, explica. Además, la joven ferrolana asegura que también le esta sirviendo para orientarse, puesto que tiene claro que quiere estudiar Medicina pero no tanto si le gustaría dedicarse a la práctica médica o a la investigación. “Con esta experiencia estoy viendo esa cara de la profesión”, comenta.
Dentro del programa, el CNIC tiene contratados también a los monitores de la empresa Esciencia que se encargan de organizar las actividades de ocio y culturales que los becados llevan a cabo cada día una vez finalizada la programación formativa. Entre ellas, visitas a museos, a zonas turísticas de la ciudad, Faunia, a una “escape-room”; así como talleres y juegos relacionados con la materia.
Los participantes compartirán sus experiencias y dudas con el director y los investigadores del centro. A estos últimos deberán realizarles una presentación el último día del programa.

Una ferrolana investiga en un programa nacional de salud cardiovascular