Los ingenieros navales reclaman medidas para recuperar el sector

Jackets en Navantia Fene
|

El Colegio Oficial de Ingenieros Oceánicos y Navales se manifestó ayer en defensa de hacer compatibles otras actividades ajenas a la construcción naval para garantizar la viabilidad de los astilleros españoles, una cuestión que “puede redundar en la viabilidad” de los mismos. 
De forma explícita se refiere la entidad al caso de Ferrol, del que dice que “siempre” lo tendrá como aliado “con el objetivo de que vuelva a construir barcos y unidades sofisticadas con el prestigio que siempre tuvo un gran astillero”, en clara alusión a la factoría de Fene. 
El astillero de Perlío se encuentra ahora a plena capacidad en el proceso de construcción de las estructuras contratadas por Iberdrola para el parque eólico marino “Wikinger”, en las costas alemanas. 
Cuestiones sin embargo como la, inicialmente declara ilegalidad de las ayudas del Gobierno a las factorías privadas (“tax lease”) –posteriormente anulada por el Tribunal Central Europeo y recurrida por la CE–, limitan las oportunidades de negocio del mercado español. 
El colegio recuerda en este sentido que el sector naval es “estratégico” para la economía española y aplaude “cualquier inversión” que se realice siempre y cuando se base en la sostenibilidad de las empresas, la rentabilidad y la generación de empleo.
Medidas que el colectivo propugna que se sumen a una “mayor capitalización, protagonismo y  respeto hacia la externalización, con industria auxiliar, subcontratista y de los suministradores de equipos, sistemas y servicios nacionales”.
Para ello es necesario, señala, que las empresas del sector evolucionen “con una renovación y rejuvenecimiento de las plantilla, pero sobre todo hacia una mayor tecnificación de las mismas” basada en la formación técnica y en los procesos relacionados con las nuevas tecnologías.
En este sentido, el colegio reclama del Gobierno central el apoyo “a las empresas con capacidad de consolidarse, fusionarse, invertir, crecer un cumplir con un contrato programa que incluya objetivos de volumen y competitividad” para hacer frente a una competencia europea cuyas acciones “a menudo” son desales”.

Los ingenieros navales reclaman medidas para recuperar el sector