El Gobierno fijará en 30 años el plazo máximo de concesión de hipotecas

de guindos explica en el congreso la nueva ley hipotecaria efe
|

El Gobierno restringirá a 30 años el plazo de las hipotecas que puedan ser titulizadas, lo que en la práctica supone que no se concederán a más plazo. Los jueces tendrán potestad para reducir las deudas que les quedan pendientes a las familias víctimas de desahucios si el banco obtiene una plusvalía al vender la vivienda, y además se limitarán los intereses de demora.

Así lo afirmó ayer el ministro de Economía, Luis de Guindos, durante su intervención ante el pleno del Congreso.

En la nueva ley hipotecaria se limitarán los intereses de demora a tres veces el interés legal del dinero para “evitar el crecimiento desorbitado de la deuda y facilitar que los deudores puedan afrontar el pago”.

 

subastas

Por otra parte, la ley incluirá una reglamentación para la venta extrajudicial de las viviendas, que hasta ahora “suscitaban problemas de legalidad”, incluyendo la posibilidad de realizar “subastas extrajudiciales on-line” con un procedimiento “mucho más garantista que agilizará la resolución de las ejecuciones y aliviará la carga de los juzgados”.

Se permitirá que si tras la ejecución de la hipoteca al deudor de buena fe le restara deuda por pagar, el juez tendrá la potestad de decidir si se amortiza hasta el 65% máximo del total hasta el quinto año desde la ejecución, o del 80% en diez años.

“Y si la entidad financiera obtiene una plusvalía con la venta del bien en esos diez años el juez podrá exigir que el 50% de esa plusvalía se reduzca de la deuda”, añadió De Guindos.

Por otra parte, se cambiará la Ley de Enjuiciamiento Civil para que no se pueda iniciar el procedimiento de ejecución hipotecaria hasta que se hayan producido tres impagos, y se adoptarán medidas adicionales de “prudencia financiera” como limitar a 30 años el plazo máximo para conceder hipotecas de vivienda habitual que puedan ser titulizadas.

Es decir, que solo podrán ser utilizadas como cobertura para las emisiones de cédulas hipotecarias aquellas cuyo plazo máximo de vencimiento sea inferior a 30 años.

Además, si el banco rechaza la reestructuración de la deuda que propone el deudor, tendrá que justificarlo por escrito.

El Gobierno estudia también aumentar el umbral de beneficiarios del Código de Buenas Prácticas en función de las cargas familiares.

 

El Gobierno fijará en 30 años el plazo máximo de concesión de hipotecas