La justicia apuesta por mantener de manera cautelar la fecha de las elecciones catalanas

Sánchez e Illa participan en el comité de seguimiento del Covid | borja puig
|

La Sección 5 de la Sala Contenciosa-Administrativa del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) acordó ayer mantener de forma cautelar la convocatoria de elecciones al Parlament para el 14 de febrero mientras se tramita el recurso contra el aplazamiento de los comicios, después de recibir los argumentos de la Fiscalía y la Generalitat, informó en un comunicado el TSJC.

Con esta decisión, el tribunal mantiene la medida ya adoptada de forma cautelarísima –sin oír a las partes– el martes, que implica suspender el aplazamiento que el Govern fijó para el 30 de mayo por la crisis del coronavirus.

La parte dispositiva de la decisión acuerda “mantener la suspensión del Decreto 1/2021, de 15 de enero, acordada en Auto de fecha 19 de enero de 2021, por el que se deja sin efecto la celebración de las elecciones al Parlament del 14 de febrero de 2021”.

Los posibles recursos que las partes presenten contra esta decisión no comportarán la suspensión del acuerdo, por lo que igualmente seguiría vigente la convocatoria para el 14-F.

La Sala acordó acortar los trámites de la demanda “por razones de urgencia” y, en lugar de los ocho días habituales, dio a las partes cuatro días para presentar más documentación y argumentos para la sentencia definitiva, que el tribunal prevé publicar, como máximo, el 8 de febrero.

La decisión del tribunal aboca a Pedro Sánchez a modificar la próxima semana por vez primera su Ejecutivo de coalición si el ministro de Sanidad, Salvador Illa, mantiene su palabra. 

Illa reitera desde que se hizo pública su candidatura por el PSC a la Presidencia de la Generalitat que seguiría al frente de su departamento en el Gobierno de Sánchez hasta que comenzara la campaña electoral. 

“Soy ministro a jornada completa y estoy al 101 por ciento centrado en la lucha contra el virus. Es lo que estoy haciendo y lo que voy a seguir haciendo mientras desempeñe las funciones de ministro de Sanidad. Las dejaré de desempeñar cuando empiece la campaña en Cataluña”, es una de las repetidas frases de Illa. 

La sustitución de Illa, a la espera de que vaya acompañada de otras modificaciones, supondrá el primer cambio en el Gobierno de coalición en la actual etapa democrática. 

Con la entrada del aún ministro de Sanidad en la contienda, el PSC y ERC se disputarían la victoria electoral, ya que los republicanos obtendrían entre 31 y 33 escaños, y los socialistas entre 30 y 35, pero en estimación de voto ganarían los socialistas por más de tres puntos, según la encuesta preelectoral del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) publicada ayer.

La encuesta se elaboró con 4.106 entrevistas entre el 2 y el 15 de enero –justo después del anuncio de que Illa sería candidato del PSC y antes de que el Govern decidiera aplazar las elecciones del 14 de febrero y la posterior suspensión– y cuenta con un margen de error de 1,6.

La encuesta sitúa a JxCat como tercera fuerza con entre 20 y 27 escaños (12,5% de votos), seguido de Cs, que perdería más de 20 escaños para quedarse con entre 13 y 15 (9,6%) y los comuns subirían hasta los 9-12 diputados (9,7%). Vox entraría en el Parlament con 6-10 (6,6%), y superaría a la CUP, que obtendría 8-11 diputados (6%), como al PP, con 7 (5,8%), pese a que ambos partidos suben.

La justicia apuesta por mantener de manera cautelar la fecha de las elecciones catalanas