Vecinos de O Penso recurrirán al Juzgado de continuar la demolición sin ser realojados

Diario de Ferrol-2016-01-28-016-846c99d9_1
|

Vecinos del edificio de O Penso, en Cabanas, afectados por la demolición de las dos últimas plantas ilegales de este inmueble cuyas obras  en la fase I se retomaron la pasada semana, anuncian medidas judiciales debido a la contaminación acústica que padecen. “Los ruidos y las vibraciones hacen imposible que se pueda tener una vida tranquila o descanso”, señalaban ayer en un comunicado de prensa en el que reiteraban al gobierno local –también presentaron un escrito por registro– que los realojase durante la ejecución de los trabajos. 
La intervención, iniciada ya el  pasado mes de octubre, se reanudó la pasada semana con el derrumbe de los tabiques de las dos últimas plantas que no se ajustan a la normativa urbanística –es decir los cuartos y los quintos del edificio, fase I–. Además del consecuente ruido, los vecinos se quejan de que la retirada de los escombros por la parte trasera impide que se puedan ventilar las habitaciones y las casas, “con el agravante de que hay personas alérgicas al polvo” y constatan la caída de pequeños cascotes en el alféizar de las ventanas. “Cuando empiecen a demoler la estructura, es decir columnas y forjados, van a incrementarse sin duda los ruidos y las vibraciones”, aseguran, al tiempo que también aumentará el riesgo para los vecinos que habitan el inmueble.
Asimismo aseguran no tener conocimiento de un plan de seguridad e insisten en la necesidad de ser realojados. Petición que ya solicitaron formalmente al Concello el pasado mes de julio. “Ante estos hechos si no se realoja a los propietarios afectados por dicha contaminación acústica se realizará la denuncia en el juzgado”, aseguran.

indemnizaciones
Por su parte, los vecinos cuyas plantas están siendo demolidas continúan pendiente del acuerdo indemnizatorio que necesita el visto bueno de la corporación municipal. Después de que el Consello Consultivo revocase una primera propuesta que también se topó con el rechazo unánime de la oposición, el Concello presentó en diciembre un nuevo documento ahora pendiente de un nuevo informe del arquitecto municipal solicitado a instancias de la oposición tras constatarse varias discrepancias urbanísticas. Esta última propuesta recoge las cuantías a pagar en caso de incumplimientos de plazos, quedando ahora fijado un interés de demora desde el momento en que se sobrepase la fecha límite para pagarla –tres meses desde la aprobación del acuerdo–.

Vecinos de O Penso recurrirán al Juzgado de continuar la demolición sin ser realojados