Los jugadores del Somozas están convencidos de superar al Sanse

|

 Sobre el papel no parece nada fácil la eliminatoria que tendrá que afrontar el Somozas si quiere seguir con opciones de alcanzar el ascenso a la Segunda B en la tercera y última ronda de la competición. El San Sebastián de los Reyes se presenta como uno de los conjuntos más complicados de los que le podía tocar al cuadro somocense, por su mezcla de veteranía y juventud, que lo hacen difícil de superar, aunque los jugadores de Pardiñas esperan tener más suerte que en el anterior compromiso ante el Valladolid B.
En el seno de la plantilla hay un ambiente de optimismo, ya que piensan que ante la escuadra pucelana demostraron que no son inferiores a nadie y que al igual que ellos piensan que el Sanse es complicado, algo similar deben de estar pensando en la escuadra madrileña de un adversario que quedó campeón del grupo gallego y que presenta unos números espectaculares, siendo muy peligroso en el feudo contrario.
Una de las lecciones que aprendieron los futbolistas del Somozas en el feudo vallisoletano es que para subir de categoría hay que estar muy concentrados y no se pueden dar facilidad a su oponente. Por ello, en Pardiñas estuvieron mucho mejor e impidieron que las “torres” de su rival pudieran rematar las jugadas a balón parado, que fue lo que le costó el no poder aprender en la primera eliminatoria-
El preparador, Míchel Alonso, tiene muy claro que “la imagen de Valladolid no es la habitual con tantos fallos en la estrategia, sobre todo porque, a lo largo de la temporada, demostramos que somos un equipo difícil de batir fuera de nuestro campo, como queda certificar con los once triunfos a domicilio”.
Los jugadores somocenses retornaron ayer a los entrenamientos para empezar a preparar la contienda del domingo, a las 12.15 horas, en la que intentarán cosechar un buen resultado para tratar de refrendar la clasificación en el choque de vuelta delante de sus incondicionales. Para es cita, en principio, la única ausencia será la de Fiuza, al que una lesión le impedirá estar en el terreno de juego de Matapiñoneras, por lo que el entrenador se verá obligado a realizar una variación en la zaga, siendo Álex Bao el que tiene más opciones de ocupar esa demarcación.
El cuerpo técnico ha programado sesiones de trabajo todos los días hasta el sábado y le gustaría poder ejercitarse esa tarde en el campo en el que se va a disputar la confrontación, aunque Míchel Alonso manifiesta que “al ser de césped natural dudo que nos vayan a dejar, por lo que, si no podemos entrenar, allí viajaremos algo más tarde de lo que lo hicimos a Valladolid”.

Los jugadores del Somozas están convencidos de superar al Sanse