La comarca amplía su oferta para la Tercera Edad

|

Pontedeume cuenta desde esta semana con un nuevo servicio para la Tercera Edad, la residencia As Fragas un proyecto familiar fruto del trabajo de emigrantes retornados que busca diferenciarse por la calidad de sus servicios. “Lo que nos diferencia son unas instalaciones nuevas, concebidas desde su construcción como residencia”, explica la directora del centro María Graciela Peña Arce. El entorno, rodeado de grandes zonas verdes también hacen de As Fragas un lugar que invita a la tranquilidad y al descanso.
Las instalaciones abrieron sus puertas de forma administrativa –todavía no tienen residentes– estos días. Así la pasada semana se dio a conocer el proyecto a los vecinos con un acto inaugural que contó con la presencia del alcalde, Bernardo Fernández. Durante el fin de semana A Fragas vivió unas jornadas de puertas abiertas no solo para presentar sus instalaciones a potenciales usuarios sino también para darse a conocer en un entorno en el que como indica su directora, “vimos que no existía mucha oferta de residencias privadas como la nuestra”.
As Fragas dispone de 60 plazas en habitaciones dobles que se pueden limitar a 30 en caso de que los usuarios deseen habitaciones individuales. “Son muy pocas plazas lo que nos permitirá ofrecer un servicio más personalizado a las necesidades de cada residente”, explica, “nuestros servicios están destinados tanto a personas autónomas que no deseen envejecer en soledad, como a aquellas que tengan algún grado de dependencia que requieran atenciones y cuidados en su día a día”.
Los servicios propios de una residencia se completan con otras propuestas asistenciales como la atención médica, enfermería diaria, trabajo social, fisioterapia y rehabilitación, terapia ocupacional, animación sociocultural, control nutricional y dietético o coordinación asistencial –consultas externas y farmacia–. Además el centro dispone de otros servicios complementarios como los de peluquería y podología.
Además de las 60 plazas residenciales, si la demanda lo permite también disponen de plazas vacaciones o de fines de semana. “Son plazas que en residencias que ya están funcionando son poco frecuentes porque se completa el cupo con residentes fijos pero nosotros por ahora podemos ofrecer lo que se conoce como plazas de respiro familiar que se adjudican bien en períodos vacaciones o los fines de semana y que permiten a los cuidadores de las personas dependientes disponer de un descanso familiar”, puntualiza María Graciela Peña, “son plazas que surgen por temporadas y nosotros también las ofertamos”.
El centro abre estos días en horario administrativo de 10.00 a 17.00 horas con el fin de facilitar la tramitación de los posibles ingresos. “Al margen de la demanda que tengamos, los ingresos los realizaremos de forma paulatina, dando un plazo de dos o tres días para la adaptación de casa residente a la que será su nueva casa”, indica la responsable de la residencia, “aunque tengamos la lista completa tardaremos un mes o dos en estar a pleno funcionamiento”.

La comarca amplía su oferta para la Tercera Edad