De comedia a thriller en lo que le lleva subir al ascensor

el ideal gallego-2019-04-10-036-033ca4ae
|

“Tu día de suerte” es el nuevo cortometraje de Mónica Regueiro, de Producciones OFF, una vecina de Os Mallos que se estrenó en la industria con la película “Llueven vacas”, de Fran Arráez, y protagonizada por Maribel Verdú. En este caso, el trabajo no sobrepasa los diez minutos y la acción se concentra en un ascensor. Fele Martínez sube en caja mecánica con Juanca Vellido. La propia Mónica también participa, pero está fuera del asunto. Hasta aquí se puede leer porque en un corto hay que tener mucho cuidado con lo que se dice. El trabajo ya fue premiado en el Festival de Medina de Campo y participará en la 16 edición del Festival de Alicante de mayo. También se pasó por la Semana del Cortometraje de Madrid y estará en el Indiefest. Se trata de una pieza de humor que habla de sentimientos mal gestionados, reprimidos, de prejuicios, de acoso y de deseos inconfesables. Dice la coruñesa que todo el feedback que les llega es “super positivo”, “no sé si políticamente incorrecto, pero sí es un divertimento que no deja indiferente”, una historia que sucede en un ascensor y en la distancia corta, la que separa a Juan Carlos de Fele. 


Regueiro comenta que no tiene pretensiones de educar, solo muestra situaciones “que vivimos sin calificarlas de prejuicios, de ideas preconcebidas” y lo que empieza siendo comedia, acaba en thriller psicológico con un mensaje muy claro porque “a veces las apariencias engañan”. La productora confiesa que el elevador da juego, es un lugar para la sorpresa y los giros inesperados, que los hay a pesar del poco margen: “Es un corto que te vas a acordar” y eso, al final, es lo que pretendemos “los que hacemos teatro y cine”.


En su caso, está en la cima de una firma, algo que no es lo habitual siendo mujer. La representación femenina es mínima y Regueira explica que “en los puestos de poder es necesario que haya mujeres para que tomemos decisiones a favor de las igualdad”. En su sector, asegura que ellas no tienen las mismas oportunidades, “y cuando las tenemos hay que desmostrar doblemente nuestra valía y compatibilizarlo con un montón de actividades, no solo la maternidad”. Y es que normalmente, las mujeres son las cuidadoras, “asumimos responsabilidades en la familia y no estamos en igualdad de condiciones”. Aún así, cree que es muy reconfortante ver a las nuevas generaciones concienciadas porque ahora, al menos se habla. Antes ni se ponía encima de la mesa. Otra cosa es que se haga palpable. Esa es la segunda parte por la que hay que trabajar.

De comedia a thriller en lo que le lleva subir al ascensor