Las personas sin hogar apuestan por hacerse visibles

|

La realidad y circunstancias de personas que no tienen o han perdido su hogar se hicieron visibles ayer en un acto público en pleno centro de la ciudad.
Con un “flasmob” en el que participaron más de 40 voluntarios de las Cáritas parroquiales de diversas zonas de la Diócesis Mondoñedo-Ferrol se pretendía hacer visible la situación de las personas que no tienen un techo bajo el que vivir y convertir en hogar.
Bajo unas carpas situadas en la plaza de Armas, se llevó a cabo  una representación estática de la invisibilidad que padecen estas personas y la necesidad de hacerse ver y de que la sociedad que las rodea también las vean.

manifiesto
En el acto celebrado con motivo del Día de las personas sin hogar, una afectada fue la encarga de leer un manifiesto, en el que se reflejaban sus situaciones personales y las demandas que el colectivo hace a la sociedad.
De este modo, explicaba que tuvo una casa, “mi lugar de referencia”, hasta que una serie de problemas complicaron su vida. Después, recordó, “hace casi un mes participé con cerca de 150 personas en un encuentro estatal de Cáritas y además de la experiencia humana de este encuentro se reflexionó sobre una serie de situaciones”.
Estas forman parte de las demandas que hacen a los ciudadanos y a las autoridades, como la necesidad de poder empadronarse en un Ayuntamiento “porque supone ser ciudadano, y poder acceder a los servicios sociales, tarjeta sanitaria, etc”. 
Un empadronamiento, señalaron en el acto de ayer, "te hace visible porque te hace persona".
Además, claman por la simplificación de la percepción de una renta básica, ya que, explican, “¿si no tenemos ingresos de ningún tipo, cómo podemos salir de esta situación?”. El trabajo y la vivienda son otras de sus reivindicaciones “porque no queremos vivir de ayudas”, indican.
Asimismo, vinculan la vivienda con la salud porque “mejorando las condiciones de la vivienda mejora también la salud”.
Las personas sin hogar demandan ser ciudadanos y poder establecer relaciones sociales, por eso quieren aprender a participar como cualquier persona de nuestra sociedad y llevar a cabo vínculos que conseguirán que no se sientan solos.
Por todo eso reclaman un compromiso común de todos.

Las personas sin hogar apuestan por hacerse visibles