Miguel Alvariño se queda, de momento, sin plaza para Tokio

El olímpico de la villa decidirá en próximos días si presenta recurso sobre esta decisión y si continúa con la demanda principal para recuperar su lugar en los Juegos
|

Sin opción a testificar, con las declaraciones de los tres testigos de la Real Federación Española de Tiro con Arco y el demoledor documento presentado por el ente estatal, firmado por Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español, avalando la decisión de la RFETA de repetir el clasificatorio, el olímpico pontés Miguel Alvariño y su circulo no tenían muchas esperanzas en una resolución favorable de cara a suspender el acuerdo de retirarle la plaza para los próximos Juegos.

Y así se confirmó esta semana. El Juzgado de Primera Instancia número 12 de Madrid desestimó las medidas cautelares solicitadas por el internacional del Club Sílex, por lo que el ente federativo tiene vía libre para convocar un nuevo proceso para elegir al representante español en Tokio 2021. Un jarro de agua fría para el que, sin embargo, ya estaban un tanto preparados tanto el propio Alvariño como su actual y anterior técnico, Xaquín Mira y Manuel Buitrón.

“Vamos a tomarnos unos días de descanso y la semana que viene veremos qué decisión tomamos, qué camino seguimos”, comenta Mira respecto a la opción de interponer un recurso sobre esta resolución, “ya que tenemos 30 días hábiles para ello y luego sobre unos 4 o 6 meses hasta la decisión final”. Asimismo, en próximos días el arquero de la villa tendrá que decidir si también continúa adelante con la que es la demanda principal, que le devuelvan la plaza olímpica, si bien este proceso puede demorarse hasta dos años.

 

Valores

“Salió lo que pensábamos que iba a salir”, comentaba Mira, visiblemente cansado y ‘tocado’ por la situación, al igual que lo está su pupilo Miguel Alvariño. Y es que ahora la RFETA puede poner en marcha un nuevo proceso de selección en el que el de As Pontes tiene que pensar si va a participar o no puesto que, aunque el recurso le diese la razón, si no inicia este nuevo camino no podría optar a una plaza que fue suya durante varias semanas antes de la llegada del coronavirus.

“Volver a hacer otro año de igual preparación, de gastos, de psicólogos, de viajes a Madrid...”, indica Mira, “y que pueda haber un rebrote y suspendan un clasificatorio ¿entonces con qué clasificación se quedarían? ¿Qué criterios aplicarían?”, se pregunta el preparador del olímpico. Y es que Alvariño ha perdido la confianza en su federación, después de despojarle de una plaza “que ya tenía firmada. ¿Quién hace falta que la firme para que se cumpla?”, se preguntan. De este modo, lo que le indica a su pupilo es que “valore el esfuerzo respecto al éxito y que es él que tiene que tomar la decisión”.

Un camino que Mira sabe que no acaba aquí y que, en caso de hacer frente al clasificatorio “hay que asumir que no tenemos nada y que vamos a ir a por todas”. Eso sí, aprendiendo a gestionar lo sucedido porque como él mismo indica y se lo transmite a Miguel Alvariño, “eso va estar en su cabeza al volver a tirar. Esos pensamientos de esto yo ya lo tenía”.

Una batalla por regresar a unos Juegos que, en el caso de deportes minoritarios como el tiro con arco, suponen su gran escaparate, su oportunidad de ser mediáticos y de tener repercusión. Especialmente cuando tienes una carrera por delante. l

Miguel Alvariño se queda, de momento, sin plaza para Tokio