El busto de Juan Carlos I se queda en el Concello por diferencias entre PSOE y FeC

Pleno Concello de Ferrol
|

La moción del PP para que o fuese retirado el busto del Rey emérito de la fachada del Concello, que el pasado jueves salió adelante con los votos a favor del PP y Ciudadanos y la abstención del PSOE supone no solo que la efigie del monarca permanezca en el Palacio Municipal sino que los dos partidos del gobierno no están en sintonía en todos los temas. 
Así lo analizó el Partido Popular, cuya portavoz, Martina Aneiros, apuntó que la moción solo pretendía poner de manifiesto la falta de gestión y el anuncio de cuestiones más triviales como el cambio de un busto, algo que, a su juicio, es un ejemplo del “sectarismo del ejecutivo que prioriza sus intereses de partido”. La moción sirvió no solo para que la estatua permanezca sino para “dejar claro la división entre los dos partidos del gobierno”.
También el portavoz del PPdeG, Miguel Tellado, celebró ayer que finalmente se haya aprobado en Ferrol no retirar el busto del rey emérito, , al tiempo que constató la existencia de “una nueva brecha” en el gobierno local que dirige Jorge Suárez, de Ferrol en Común (FeC).
Tellado se congratuló de que “por una vez” el PSOE “acertase” al no hacer “seguidismo” de la “política de gestos y de confrontación” de Suárez, pero al tiempo ha manifestado que este “cambio de postura” de los socialistas evidencia “sus diferencias con Podemos y sus marcas blancas”, así como “una nueva brecha” en el gobierno local.
En todo caso, celebró que haya “imperado el sentido común” en Ferrol.
El resultado de la moción será, en todoc aso respetado, como así lo aclaró el alcalde, Jorge Suárez, que señaló que el busto continuará en su posición actual, porque así lo determinó la mayoría democrática en el pleno de la sesión ordinaria de fin de mes.
El regidor quiere dar por cerrada esta polémica, que califica de “máis próxima ó anecdótico” que las prioridades del gobierno local para la ciudad.
Suárez indicó que este tema es de cierta intrascendencia” tal y como “paradóxicamente” manifestó el PP en la propia moción, pero que aun así, explicó, “leva a pleno cando hai asuntos moito máis importantes”.
Que la moción saliese adelante por la abstención del Partido Popular y la ausencia del BNG no supone, a juicio del alcalde, ningún conflicto “porque cada un votou en conciencia e nós, somos republicanos”. Así, aunque indicó que el busto no responde a ningún mandato legislativo –como sí lo hace la presencia e Felipe VI en el salón de plenos–, aseguró que “acatamos a lexislación vixente e asumimos a decisión tomada democraticamente no pleno do Concello sen revanchismo”.
El portavoz del BNG, Iván Rivas, se refirió también ayer a su abandono del pleno en este debate, indicando que “é un debate absurdo e houbo quen pretendeu convertir o pleno nun circo pa abordar a retirada deste busto sen entrar a debatir en profundidade sobre o papel a monarquía nen querer abordar cuestións coherentes como serían eliminar todo o tipo de iconografía monárquica existente nos corredores do Concello ea retirada dos títulos honoríficos que ostenta”. Así, indicó que los nacionalistas no votaron por considerar “un circo mediático” esta retirada o permanencia “cando nos corredores hai retratos e mesmo cando non se plantexa retirarlle a medalla de ouro da cidade”.
El alcalde indicó que la estatua permanecerá en su sitio y no se sustituirá por el del jefe del Estado actual “nin por o da infanta Cristina nin o de Urdangarín”.
Sobre el hecho de que el gobierno tuviese previsto cambiar de ubicación alguna otra estatua, como el Capuchón de la calle Real, ironizó con las críticas recibidas por el PP sobre el objeto de la retirada del busto, indicando que “cando sexa necesario botar outra cortina de fume pois igual si que nolo plantexamos”. 
De la imagen del Capuchón, indicó que aunque el lugar escogido para su ubicación “é bastante desacertado”,  si quienes participan activamente en la Semana Santa quieren retirarlo, atenderá la petición “con moito gusto”.

Corbetas de arabia saudí
También la última moción del pleno de jueves, referida a la construcción de las corbetas para Arabia Saudí por parte de Navantia, aunque fue aprobada por unanimidad, hizo saltar las alarmas, ya que, en este caso, se ausentaron del pleno la portavoz socialista Beatriz Sestayo y el edil Bruno Díaz, sin justificar el abandono del pleno y dejando a sus compañeros socialistas en sus escaños. Estos sí votaron con el socio de gobierno FeC, lo que supuso un apoyo unánime a la construcción de estos barcos, pese a los problemas “de conciencia” que parecían existir en el seno de Ferrol en Común.
El alcalde, Jorge Suárez, fue claro al indicar que “antepoño o pan das mais de 5.000 persoas do naval que quedaron sen emprego nos últimos cinco anos e a situación de miseria na comarca de Ferrol polo desleixo das distintas Administracións públicas”. Así, aunque denunció la dictadura y e incumplimiento de los derechos humanos que se da en ese país, indicó que “non somos quen de alterar a orde mundial”, por lo que se sitúa al lado de los trabajadores.
“Nesa contradicción”, indicó el regidor local, hay que priorizar intereses y el primero es que “as comarcas deprimidas como Ferrol e Cádiz recuperen o alento”. En este sentido, dijo estar en sintonía con su homólogo gaditano Kichi González, en la defensa del empleo y en la búsqueda de un futuro mejor para las dos ciudades.

El busto de Juan Carlos I se queda en el Concello por diferencias entre PSOE y FeC