Un partido para sumar y adelantar

Jaume Vidal espera mejorar la capacidad anotadora del Somozas JORGE MEIS
|



Llegados a la situación actual, a nueve puntos tanto de la posición que obliga a ganar una eliminatoria para mantenerse en el categoría como de las que lo garantizan automáticamente, al Somozas le da igual a quién se enfrente, porque encara todos los partidos con la intención de sumar los tres. Pero citas como la que lo mide a la Arandina esta tarde –17.30 horas, El Montecillo– lo es, incluso, un poco más importante de lo habitual porque incluye la posibilidad de que un rival directo por la permanencia en la categoría deje de sumar. El de hoy, incluso, le brinda al conjunto verdiblanco la oportunidad de abandonar el último puesto de la tabla clasificatoria en el que se encuentra desde la jornada quince en perjuicio de su rival...si es que consigue el triunfo.

La mejoría apuntada en las últimas semanas por el Somozas también ha demostrado que su principal problema se encuentra a la hora de finalizar las ocasiones que genera con más o menos sencillez. El equipo que prepara Stili es, después del Palencia, el que menos goles consigue dentro del grupo I –lleva una media de 0,65 tantos por encuentro–, lo que refleja que de mediocampo hacia delante carece del talento que sí tienen otras escuadras a la hora de marcar. El preparador cedeirés, de todas maneras, no quiere obsesionarse con esta circunstancia, sino que cree que con trabajo y tranquilidad los frutos que anhela acabarán llegando.

SOLIDEZ
Al menos, el hecho de haber mantenido la portería a cero en tres de sus cinco últimos enfrentamientos da cuenta de la solidez que ha adquirido el Somozas en las últimas semanas, que lo ha convertido, por fin, en una escuadra que compite por la victoria en todos los partidos que disputa. Eso es lo que quiere demostrar en el partido de esta tarde para, de esta manera, pegarse un subidón de optimismo con vistas al tramo final de una liga regular que ya no parecería tan sombría como daba la sensación de que acabaría siendo no hace demasiadas semanas.

Con respecto al rival, la Arandina parecía antes de que empezase la competición uno de los candidatos a estar en la zona media de la tabla clasificatoria del grupo I. Poco a poco, sin embargo, se ha metido en una dinámica negativa que lo ha metido en las posiciones de descenso. Al menos, es cuando actúa de local cuando mejores resultados consigue y a ese dato se quiere agarrar el cuadro burgalés para lograr el triunfo y, como su rival, aumentar sus esperanzas.

Un partido para sumar y adelantar