La primeraen la frente

Pablo Rey intenta deshacerse del marcaje de un rival durante el encuentro de ayer emilio cortizas
|



A las primeras de cambio (al menos en A Malata), el Racing recibió el primer bofetón de la temporada. La derrota sufrida en el encuentro que ayer lo enfrentó al Guijuelo le recuerda que todavía tiene mucho que mejorar y que en esta categoría cualquier error se paga. Sin embargo, por lo visto en el partido, también tiene virtudes que lo pueden convertir en un rival muy a tener en cuenta a lo largo de la competición liguera del grupo I de Segunda B.
El intercambio de llegadas a las dos áreas en que consistieron los primeros minutos de partido reflejó la imprecisión que caracterizó los primeros minutos de partido. Así, a pesar de que las mejores ocasiones fueron para el equipo ferrolano, el Guijuelo se acercó también a la portería racinguista, aunque sus ocasiones se encontraron siempre con la presencia de Mackay o con la falta de acierto en el lanzamiento.
Con el paso de los minutos, el Racing fue ganando presencia en los alrededores de la portería del Guijuelo y Joselu, Dani Benítez, Catalá y Pablo Rey dispusieron de ocasiones más o menos claras para adelantar en el marcador al equipo ferrolano. Sin embargo, este empuje no se tradujo en goles antes de llegar al descanso.

peligro
Los desajustes defensivos mostrados por el Racing en algunos tramos del encuentro permitieron el Guijuelo disponer de su mejor ocasión para marcar en los primeros minutos de la segunda parte. Fue un mano a mano en el que Manu Dimas pareció tener la tranquilidad suficiente para superar a Mackay, aunque la reacción “in extremis” del portero racinguista le permitió desviar la pelota y, de esta manera, dejar el resultado en empate sin goles .
Igual que en la primera parte, el paso de los minutos acentuó el dominio racinguista, que encerró en su área a un Guijuelo que no pudo hacer más que contemplar la sucesión de ocasiones racinguistas. Las más claras, un par de remates de Joselu que se acabaron topando con la figura de Kike Royo, un disparo de Pablo Rey que el mismo guardameta despejó “in extremis”,
Pero, cuando mejor pintaban las cosas para el Racing, el Guijuelo se aprovechó de un error defensivo de su rival para ponerse por delante en el marcador tras el remate de Aitor Aspas tras el centro desde la línea de fondo de Adrià. Quedaban poco más de diez minutos para el final del encuentro y, aunque el cuadro verde trató de reaccionar para rescatar, al menos, el empate, no fue capaz de alcanzarlo, sino que se quedó con la derrota.

La primeraen la frente