Reportaje | Aprender a cuidarse es cosa de grandes y pequeños

Hospital Naval Aula de Innovación Niños y padres acuden al programa Nenos en movemento
|

“No están a dieta, pueden escoger lo que quieren comer. Lo que estamos es aprendiendo a comer de una manera sana”. Así define uno de los participantes la primera edición ferrolana de “Nen@s en movemento”, un programa nacional que trabaja en el desarrollo de buenas prácticas frente al sobrepeso y la obesidad y que ayer culminó sus sesiones semanales después de dos meses de charlas

Un total de seis niños y niñas entre 7 y 12 años y sus padres participaron en estas sesiones, que estuvieron dirigidas por las pediatras Adriana Torrado y Rosa Romarías y que ahora continuarán, tras esta primera fase completada, con sesiones de refuerzo durante dos y cinco años. 
“A iniciativa comezou en Cataluña pero está extendida polo resto de España e consiste en ir traballando distintos aspectos que se ve que están relacionados co tema do peso. En cada sesión vas traballando certas cousas, aprendemos os distintos tipos de comidas, que cousas debemos comer máis e cales menos. Non hai nada prohibido pero hai cousas que preferimos a outras e tamén fomentamos o deporte e o axudar na casa, xunto co tema dos sentimentos”, explica Romarías.
Los niños aseguran que, aunque cuesta adaptarse a los cambios, saben que son necesarios. “A nuestra familia sí que se lo decimos pero a nuestros amigos cuesta más”, indica una de las pequeñas, a lo que añade una de las madres: “cuando vienes a este programa la gente se cree que es porque los niños están obesos, que comen solo ‘trapalladas’... No saben realmente en qué consiste la iniciativa. Entonces eso crea que los otros niños digan ‘es que vas allí porque comes chucherías’; la desinformación crea ignorancia. Entonces ella –su hija– lo contó en clase”, indica.
En el interés de esta iniciativa por parte de los colegios es otro de los aspectos en los que coincide el resto de padres reunidos en la sesión, asegurando que en muchos casos los propios profesores les piden el libro con el que se trabaja en “Nen@s en movemento” para estudiarlo y ver cómo es posible incorporarlo al resto de la clase. “No solo es alimentación, sino el concepto de que los niños sepan que esto es un problema de la sociedad y no algo individual”, destaca otra de las madres.

Con todo, en el ámbito académico, el tema de las meriendas ha sufrido una evolución positiva debido a las pautas dadas a principios de curso sobre los alimentos que deben llevar los menores cada día de la semana.
“Nosotros estamos pasando por las mismas experiencias que ellos, de abrirnos, expresar nuestros sentimientos, conocernos un poco más... y la verdad es que está muy bien”, señala otro de los padres. 
Aunque la evolución no es de un día para otro, los progenitores ya notan cambios en las dietas de sus hijos tras estas dos semanas.  “Eliminar el picoteo entre horas fue complicado, probar cosas nuevas también... pero hay algunos cambios interesantes porque la mía no quería ni ver el tomate en foto y ahora es ‘¿hay tomatitos, papi?’. Una de las tareas que nos ponen es que prueben cosas nuevas porque a veces, por comodidad, no se las das porque crees que va a ser un fracaso total resulta todo lo contrario”, explica ese mismo padre. 

Al mismo tiempo, asegura que el programa “lo han planteado muy bien, porque no han diferenciado las cosas entre prohibidas y permitidas, sino que han hecho un baremo entre libre, ligero, pesado, y megapesado. Entonces cuando ves que el niño flaquea un poco le preguntas, ‘¿eso qué es? Es megapesado’, el concepto es bastante más traumatizante que prohibido, porque este último no entienden su porqué”, asegura.
Por esto, “la cuestión no es el peso o el físico, todos somos diferentes y únicos, la cuestión es que estemos sanos, porque la estructura ósea de cada uno es distinta; lo importante es aprender a comer y sano”, concluye una de las madres.

Reportaje | Aprender a cuidarse es cosa de grandes y pequeños