La defensa solicita la salida de prisión del procesado por el atropello de Cedeira

Diario de Ferrol-2013-12-24-007-20a2c06c
|

La representación letrada de Maximino Caruncho Pérez, autor de la muerte por atropello del también vecino de Cedeira Juan José García Cheda, acaba de solicitar a la Audiencia  Provincial de A Coruña su puesta en libertad del procesado, que se encuentra en prisión provisional desde que ocurrió el trágico suceso, en agosto de 2012.
En el escrito que el pasado día 16 se incorporó al sumario instruido por el Juzgado de Ortigueira se señala que “ha transcurrido un prolongado período de tiempo que ha hecho desaparecer, completa y absolutamente, todo tipo de riesgo que pudiera justificar la permanencia de mi mandante en situación de prisión, en espera de ser juzgado, con lo que no se justifica, desde una perspectiva constitucional, su actual privación de libertad”.
El abogado de Maximino Caruncho hace referencia a que la Ley de Enjuiciamiento Criminal dispone que todas las autoridades que intervengan en un proceso estarán obligadas a dilatar lo menos posible la detención y la prisión provisional de los inculpados o procesados. Añade que en otro artículo de la citada norma se señala que los autos de prisión y libertad provisionales y de fianza serán reformables durante todo el curso de la causa y que, en consecuencia, el imputado podrá ser preso y puesto en libertad cuantas veces sea procedente, y la fianza podrá ser modificada en lo que resulte necesario para asegurar las consecuencias del juicio.
La defensa del imputado ya había solicitado su puesta en libertad en varias ocasiones anteriores, siendo denegada en todas ellas, cuestión a la que alude en el presente escrito, precisando que el argumento básico con arreglo al cual se decidió mantener la medida es la gravedad del hecho imputado. A este respecto, puntualiza que una cosa es que se impute un hecho y otra bien diferente que el mismo se encuentre acreditado, añadiendo que en el presente caso es evidente que ha acontencido un desgraciado fallecimiento que resulta lamentable, pero no lo es tanto que el mismo pueda imputarse dolosamente a Maximino Caruncho, como plantean la Fiscalía y la acusación particular.
Para el abogado defensor, la hipótesis que manejan las acusaciones –que Maximino Caruncho atropelló a su vecino en represalia por las actuaciones judiciales que este último había emprendido contra él–, “no es la única posible, y desde luego no es la correcta como creemos que resultará demostrado en el plenario, ya que el fallecimiento pudo deberse a una mera imprudencia del conductor del vehículo, degradable incluso al terreno de las faltas, e incluso a una coparticipación o autopuesta en peligro de la víctima, que podría hacer incardinable la depuración de lo sucedido más en la vía civil que en la criminal”.
Hace referencia, asimismo, a pronunciamientos del Tribunal Supremo en los que se apunta que la función de la prisión provisional no puede ser, en ningún caso, la de adelantar los efectos de una hipotética pena que pudiera serle impuesta al acusado o la de impulsar la investigación del delito u obtener pruebas o declaraciones, ya que con tales fines la privación de la libertad excedería de los límites constitucionales, sino que, para que pueda mantenerse, es necesaria la presencia de presupuestos de base que evidencien la infracción penal, algo que, según la defensa, no hay en este caso.
Por todo lo expuesto, y entendiendo que tampoco hay posiblidades de fuga ni de reiteración delictiva –se apunta que el procesado es un empresario cuya notoriedad en la comarca de Cedeira está fuera de toda duda, con familia y sin antecedentes–, el abogado de Maximino Caruncho solicita el alzamiento de medida de prisión provisional y que la misma sea sustituida por otra como la retirada del pasaporte, la obligación de comparecer en el juzgado o ante la Guardia Civil o una fianza.

La defensa solicita la salida de prisión del procesado por el atropello de Cedeira