Marcial Calvo: “Díaz Castro era muy inteligente, destacaba entre nosotros”

Diario de Ferrol-9999-99-99-999-41128212
|

El centenario exalcalde de Narón, Marcial Calvo Hermida, es una de las pocas personas coetáneas de José María Díaz Castro que, gracias a su buena salud y su gran memoria, recuerda al  poeta a quien este año se le dedica el Día das Letras Galegas. Compartió aula con él en el Seminario de Mondoñedo, donde Calvo pasó cuatro años, en los 20. “Era un chico inteligente, que sobresalía bastante entre nosotros. Estaba muy bien considerado en el Seminario porque además era muy formal y muy serio”, explica. “Puede que ya empezara entonces a escribir”, apunta. Marcial Calvo le perdió después la pista, “creo que él siguió estudiando Filosofía”, afirma, y la propia vida del exregidor siguió su propio camino. No le sorprende que hubiese destacado como escritor porque el Seminario de Mondoñedo tenía un ambiente muy propicio para el desarrollo cultural. “Hubo muy buenos poetas allí”, dice Calvo Hermida, que se acuerda sobre todo de Aquilino Iglesia Alvariño y de su libro “Señardá” (1930), que “publicó siendo aún seminarista”. “Los que estábamos internos teníamos nuestras horas de recreo y de trabajo, cada uno en su habitación, y allí estudiabas, escribías...”
A Mondoñedo mandaban a los, en teoría, futuros sacerdotes “cuando teníamos nueve o diez años y no sabíamos nada de nada. Veníamos a casa en las vacaciones de verano y ahí empezábamos a descubrir el mundo, veíamos otra manera de vivir, sobre todo los que en casa estábamos mejor”, dice el exalcalde cuando recuerda cómo él dejó la carrera sacerdotal y también el propio Díaz Castro y muchos otros de sus compañeros. “Tengo gratos recuerdos del Seminario, lo pasé muy bien. Aquí teníamos suerte porque teníamos dónde estudiar, pero la mayor parte de los que estaban allí eran de zonas en las que no había otra posibilidad. Además había muchas becas, te ibas para allí y comías, te educabas y no pagabas nada”.
Se acuerda Calvo Hermida del profesor de Latín Francisco Fanego (el de la fotografía, reproducida en varias ocasiones en las publicaciones sobre Díaz Castro que ven la luz este año), que también fue crucial en la vida del poeta de Guitiriz. “Nos trataban muy bien, teníamos un profesorado que era muy bueno y se estudiaba mucho. Todos los que se fueron del Seminario, los que quisieron, terminaron muy bien”.
El propio Calvo Hermida fue profesor y alcalde de Narón durante veinte años, entre el 54 y el 74. Desde su casa en la ribera de Xuvia recuerda la construción del Ayuntamiento, del cuartel de la Guardia Civil, de los colegios e incluso de una piscina al aire libre que se cubrió con el relleno. “No me creo que ya tenga cien años”, ríe.

Marcial Calvo: “Díaz Castro era muy inteligente, destacaba entre nosotros”