El Narón perdió en su campo

el preparador del cuadro naronés, germán amil, en el banquillo
|

 El Narón Balompé terminó la primera vuelta de la competición con una derrota por 0-2 ante el Rápido de Bouzas, en un encuentro en el que apenas se dieron cita cien aficionados en las gradas de Río Seco.

No hubo que esperar demasiado para ver el primer tanto de la contienda ya que, a los ocho minutos, una indecisión entre el defensa Óscar y el portero José Ramón permitió a Jorge Rodríguez recoger el esférico y enviarlo al fondo de la red.

Después de esa jugada, los pupilos de Germán Amil buscaron la igualada y gozaron de dos ocasiones muy claras para hacerlo. A los dieciséis minutos, Marco Suárez envió el balón al poste y, un poco más tarde, fue Santi el que se plantó solo delante del cancerbero contrario, pero fue incapaz de superarlo. De esa forma, se llegó al tiempo de descanso con la mínima ventaja de la escuadra olívica.

Nada más reanudarse el juego, el delantero Jorge Rodríguez pudo aumentar la ventaja de su formación, aunque su lanzamiento salió desviado cuando sus compañeros ya cantaban el gol. La reacción local no se hizo esperar con otra jugada de Santi, que también desperdició, por lo que cada vez parecía más complicada la remontada.

Las cosas se le pusieron todavía peor al conjunto naronés cuando, en el minuto 69, el colegiado enseñó la segunda tarjeta amarilla a Bruno, lo que conllevó su expulsión.

Con desventaja en el marcador y un hombre menos, la igualada se antojaba como una utopia, sobre todo porque el equipo local estaba en el terreno de juego con dos juveniles, ante la falta de efectivos.

En la recta final del choque, Jesús Varela colocó el 0-2 definitivo, que deja a los naroneses en una situación comprometida.

El Narón perdió en su campo