La Fiscalía pide que se juzgue “sin venganza” el acuchillamiento de “Nan” Sánchez en Pontedeume

GRA198 A CORUÑA, 10/04/2014.- Agustín Fernández Carpente (d) y Carmen Fonte Galán (i), el matrimonio de sexagenarios acusado de causar la muerte violenta a un joven de 17 años, Fernando Sánchez Grandal, en la loca
|

La Audiencia Provincial vivió ayer la última jornada del enjuiciamiento al matrimonio de Pontedeume que acuchilló a un joven que entró en su casa de madrugada. La Fiscalía ha pedido al jurado que tomen su decisión “sin venganza”.
El fiscal y la defensa del matrimonio Agustín Fernández Carpente, de 68 años, y su esposa, de 67, los consideran culpables de homicidio, con las eximentes de miedo insuperable y defensa propia. Recuerdan que el joven, de 17 años, Fernando, S.G, entró en la vivienda a las dos y media de la madrugada.
“En mi opinión lo razonable es que pensasen que era una persona peligrosa que ponía en riesgo su vida, no que era un chico estupendo”, indicó el fiscal, que argumentó que el testimonio del matrimonio es “constante y sostenido en el tiempo”.
La defensa señaló a los momentos de “tensión máxima”. Para el letrado, los procesados son “dos personas mayores que se vieron superadas por las circunstancias y que no pudieron hacer nada, pues para que la víctima se salvase, tendría que recibir inmediata atención muy especializada y aún así no había ninguna garantía de éxito”.
Por su parte, una vez que el jurado se retiró a deliberar, los acusados dijeron “lo siento” por todo lo ocurrido aquella noche.
La pareja se enfrenta hasta a 20 años de prisión y una indemnización de 270.000 euros, en el caso de que el jurado les considere culpables de asesinato. Si entienden que se trató de un homicidio, la condena podría ser de doce años o absolverles si tienen en cuenta las eximentes solicitadas por Fiscalía y defensa.

Acusación
El padre, la madre y las hermanas cuentan con acusaciones diferentes. Así, el abogado del progenitor subrayó en su alegato final la “destrucción de pruebas” y consideró que la Fiscalía “parte de una sola premisa: que los acusados dicen la verdad, no utiliza ningún dato objetivo”. En relación con las circunstancias que envolvieron el trágico suceso manifestó que los acusados “se inventan una historia del todo rocambolesca” y con “multitud de contradicciones”.
El representante de la madre defendió que el suceso solo se puede tipificar como asesinato porque “esto del miedo insuperable es un cuento, no se da en ninguna de las circunstancias”, que contempla el Código Penal.
El letrado de las hermanas no dudó del “miedo”. Dicho esto, añadió que “con el cuchillo se supera ese miedo” y consideró que existe la “alevosía necesaria” para calificar los hechos de asesinato debido a que “con tanta reiteración –siete puñaladas–, es un asesinato sin ningún tipo de posibilidad de escapatoria del que recibe esa agresión”.
Una vez fuera de la Audiencia Provincial, el abogado de la madre indicaba que unos miembros del jurado se “inclinarán hacia una parte, y otros, hacia otra”. Así, enfatizó también que “los caballos de batalla son las muchas contradicciones”, “el veredicto tiene que ser de culpabilidad porque es un veredicto de muerte”.
 La defensa reiteró que se trata de “dos personas mayores que se vieron superadas por las circunstancias”. También relató que los hechos de aquel 21 de julio de 2011 “dentro del domicilio no tuvieron resultado fatal y por lo tanto, no cabe la omisión de socorro”. Además, valoró que las forenses dejasen claro que para la herida mortal no hizo “falta una fuerza especial”.

La Fiscalía pide que se juzgue “sin venganza” el acuchillamiento de “Nan” Sánchez en Pontedeume