La deuda de Defensa con el grupo se eleva a más de 3.900 millones de euros

|

El informe del Tribunal de Cuentas sobre Navantia se esfuerza por explicar el sistema de pagos de la Armada Española, que en el último año fiscalizado, 2010, representaba más del 50% de la facturación del grupo. A finales de ese ejercicio la deuda del Ministerio de Defensa con la compañía pública ascendía a más de 3.972 millones de euros, puesto que el calendario de abono de los buques construidos comienza una vez que se produce la entrega y se prolonga generalmente por largos períodos de unos quince años.
En virtud de un convenio, el Ministerio de Industria concede unos créditos a Navantia para la ejecución de los proyectos contratados por Defensa. Sin embargo, el informe del Tribunal de Cuentas constata que estos no cubren el coste final de las obras. El órgano fiscalizador reclama a Navantia, en el capítulo final de su informe, que incluya en sus cuentas información que permita evaluar el efecto de las operaciones relacionadas con Defensa y el Ministerio de Industria.
En dicho capítulo, y pese a que la situación en 2010 se consideraba sólida y solvente, se recomienda a Navantia que defina “una estrategia empresarial cuyo objetivo sea el incremento de la competitividad mediante el necesario control y racionalización de los costes, en particular de los de personal, y que, además, reoriente básicamente su labor comercial a los ámbitos concretos de su actividad en los que ésta resulte mínimamente competitiva”. Punto por punto, lo que acaba de anunciar la compañía a la parte social. n

La deuda de Defensa con el grupo se eleva a más de 3.900 millones de euros