El detenido por el ataque de Dortmund combatió con el Estado Islámico en Irak

|

La Fiscalía General de Alemania aseguró que el joven iraquí detenido el miércoles por su supuesta relación con el ataque contra el autobús del Borussia Dortmund fue miembro del grupo terrorista Estado Islámico, si bien todavía no ha encontrado “pruebas” que le relacionen con el atentado contra el equipo de fútbol alemán.

La Fiscalía contó que tiene “fuertes sospechas” de que el arrestado el pasado miércoles, un ciudadano iraquí de 26 años de edad identificado como Abdul Beset, fue miembro del Estado Islámico en Irak, aunque “hasta ahora no hay pruebas” que le vinculen con el ataque contra el Borussia Dortmund.

Secuestros

“El acusado es sospechoso de unirse al Estado Islámico a finales de 2014 en Irak”, señaló la Fiscalía, antes de asegurar que el arrestado “dirigió una unidad de unas diez personas” encargada de realizar “secuestros, extorsiones y asesinatos”. En marzo de 2015, según los fiscales, viajó a Turquía y, desde allí, se trasladó en 2016 a Alemania, donde habría mantenido contactos con el Estado Islámico. Por otro lado, un juez ha autorizado la prórroga del arresto contra el sospechoso.

Mientras, las autoridades alemanas advirtieron de que todas las vías de investigación siguen abiertas tras el atentado contra el Borussia Dortmund.

Además de un posible atentado yihadista, siguen abiertas otras hipótesis, desde la autoría ultraderechista, a la de la izquierda radical, sin dejar de lado a los hinchas violentos ya que, como recordaban ayer medios de comunicación alemanes, el director administrativo del Dortmund, Hans-Joachim Watzke, estaba amenazado por “hooligans” del Leipzig, equipo revelación de la Bundesliga.

Algunos expertos recelaron de una autoría islamista, ya que los tres escritos encontrados junto al lugar del atentado no concuerdan con el proceder habitual del yihadismo. En ellos se instaba a Alemania a retirar sus aviones “Tornado” de la coalición internacional que combate en Siria y a cerrar la base de Ramstein (suroeste), la mayor de EEUU en Europa. Ni el lenguaje ni la vía de comunicación elegida son los habituales en el yihadismo.

Para el titular del Interior de Renania del Norte-Westfalia, Ralf Jager, son muchos los enigmas sobre este atentado ocurrido en su estado federado, y además persiste el peligro de otro ataque.

Que solo hubiera que lamentar dos heridos –el jugador español Marc Bartra y un policía que escoltaba el autobús– no quita que las consecuencias hubieran podido ser fatales, ya que el tres artefactos que estallaron al paso del autocar del equipo eran “de una potencia enorme”, recordó. l

El detenido por el ataque de Dortmund combatió con el Estado Islámico en Irak