A Coruña es la única ciudad gallega en la que se dispararon los robos en casas

|

Hay pocas cosas que resulten más inquietantes que regresar a casa y encontrarse la puerta forzada y los cajones por los suelos, con su contenido revuelto. Esa escena se repitió 242 veces en A Coruña el año pasado, según el Ministerio de Interior y, después de eso, la sensación de seguridad y comodidad que genera el hogar se esfuma, y es muy difícil recuperar esa confianza. Sobre todo, teniendo en cuenta que A Coruña es la única ciudad de toda la comunidad autónoma en la que se dispararon los allanamientos de hogares el año pasado: nada menos que un 37%. 

 Este dato resulta aún más grave si se tiene en cuenta que las restantes seis ciudades gallegas, este tipo de delitos ha descendido: en Ferrol (-9,4%), en Santiago (-21%), Ourense (-16%), Pontevedra (-32%) y  Vigo (-20%). Solo Lugo, con un 2,4% más, no muestra una evolución positiva. Fuentes policiales consideran que son la escasez de personal y el hincapié en la vigilancia por encima de la investigación las razones que se esconden tras esta dinámica. 

 

Estadística

En cambio, a los responsables policiales les gusta poner las cifras en su contexto. Esperaban que subieran los robos, ya que entre 2014  y 2015 se registró un descenso del 56% en los hogares allanados, pasando de 402 a 174. “Es muy fácil prever qué tipología va a crecer en un año respecto al otro. Al final, los valores vuelven a su sitio”, explicó un mando. En 2013 fueron 322 los robos, de manera que aunque el incremento en 2014 fue del 24% –trece puntos menos que en 2016–, fueron más de 400 los hogares coruñeses allanados, causando una alarma pública que obligó a formar un equipo especial de Policía Judicial para investigar estos robos.

En cambio, Vigo, la única otra ciudad gallega de un tamaño semejante al de A Coruña, redujo sus robos en 201, pasando de 500 a 388, ha conseguido mantener la tendencia positiva, bajando hasta los 309. La ciudad olívica sigue siendo así la que más robos de domicilios sufre, pero la distancia entre ambas urbes es cada vez más pequeña.

Las autoridades combaten esta lacra: la Policía Nacional detuvo a más de 20 personas por esta causa en lo que va de año. Entre ellos, delincuentes locales, pero también se dieron casos de grupos itinerantes de Europa del Este, que actúan en la ciudad durante unos semanas (preferentemente los viernes, sábados y domingos) antes de abandonarla.

Un ejemplo de este tipo de delincuencia un grupo de georgianos a los que se les atribuye el robo de 32 domicilios por toda la ciudad y que tenían su base en Os Mallos. A mediados de año el Grupo de Delincuencia Organizada y Violenta de la Policía Judicial la desarticuló.

A Coruña es la única ciudad gallega en la que se dispararon los robos en casas