Álvaro Barros, bronce nacional en una cita con buen sabor para el San Felipe

Diario de Ferrol-2016-03-22-045-9968219b_1
|

 

Una medalla de bronce y varias presencias en finales A y B hacen de la participación del Club de Remo San Felipe en el Open Primavera-Abierto de España, que el fin de semana se celebró en el lago de Banyoles, un auténtico éxito. La entidad ferrolana, volcada en el remo en pista, sigue acumulando metales en citas nacionales al igual que otro de los remeros locales más destacados, un Joaquín Montero –Perillo– al que el triunfo le llegó en este caso con el equipo gallego de ocho con timonel.
Álvaro Barros, en la competición skiff cadete masculina, fue el departamental que se situó más arriba tras lograr la medalla de bronce con la que selló un magnífico concurso. El joven no pasó la primera criba pero, en la repesca, ya fue segundo y se coló en unas semifinales que también superó con rotundidad. Ya en la prueba decisiva, Barros remó codo con codo con Álvarez de la Linera (Remeros del Eo) y Ander Martín (Cofradía de Pescadores) quienes, finalmente, lo adelantaron en la línea de meta.
Al margen de esta presea, en lo que a los locales se refiere, Joaquín Montero, de Perillo, se metió en la final A de la competición sénior de skiff, un concurso plagado de figuras en el que el ferrolano acabó relegado a una meritoria quinta plaza. Más satisfactorio resultó su concurso como integrante de un equipo formado por remeros gallego de ocho con timonel que el domingo tomó parte en el Interautonómico. Ahí, Galicia se alzó con la medalla de oro.
En el capítulo individual, en esa misma prueba sénior de skiff en la que compitió Montero entró asimismo en liza Ángel Saavedra, del San Felipe, que alcanzó los cuartos de final en uno de los cuadros más exigentes del campeonato.
Mejor le fueron las cosas a sus compañeros Carmela Barro y Antón Ginzo y Raúl Guerrero. La primera, en la cita juvenil de skiff, se quedó a un paso en semifinales de alcanzar la final A. La joven entró cuarta, muy cerca de las tres primeras clasificadas que accedían a la lucha por el título. Al final, demostró su calidad en la regata de consolación, en la que además de obtener la primera plaza logró un tiempo que casi la situó al nivel de las inquilinas del podio. 
Los otros dos locales, formando parte del doble scull cadete, tras superar la previa y remar las semifinales, acabaron encuadrados en una final B en la que subieron hasta la quinta posición.

Álvaro Barros, bronce nacional en una cita con buen sabor para el San Felipe