El Supremo acuerda que no se descuente a los etarras las penas cumplidas en Francia

|

El Supremo considera que la norma europea que prevé acumular penas cumplidas en los países de la UE no debe llevar a la excarcelación de presos etarras al descontarles las condenas cumplidas en otros países, principalmente en Francia, al contrario de lo acordado por la Audiencia Nacional en el caso de Santi Potros, entre otros.

La mayoría de los magistrados de la Sala de lo Penal del Supremo (nueve frente a seis) se pronunció ayer en contra del recurso del etarra Kepa Pikabea, quien pedía su excarcelación en aplicación de la normativa europea.

Aunque el fallo del Supremo se refirió al caso de este preso en concreto, establece también un criterio general sobre cómo debe aplicarse la citada norma europea en España.

Decenas de etarras han pedido en la Audiencia Nacional que se revise su estancia en prisión teniendo en cuenta las penas que cumplieron en Francia, entre ellos el dirigente etarra Francisco Múgica Garmendia, alias Pakito, o Artapalo, o el autor material del atentado de Hipercor, Rafael Caride Simón.

La Audiencia Nacional excarceló recientemente a los etarras Santiago Arrospide Sarasola, Santi Potros, y Alberto Plazaola en aplicación de la interpretación que consideraron adecuado hacer de la citada normativa europea. Aquella decisión de la Sección Primera de la Audiencia era contradictoria con el criterio de otras secciones del mismo tribunal, que negaron a otros presos etarras su excarcelación.

Por su parte, la asociación de familiares de presos de ETA, Etxerat, aseguró que el acuerdo adoptado por el Supremo sobre el cumplimiento de penas, que calificó de “ilegal”, afecta a 56 reclusos que “tienen cumplidas sus condenas en virtud al Acuerdo Marco Europeo”.

Etxerat consideró que “por encima de Europa, han decidido mantenerlos en la cárcel, a pesar de que saben que esta medida es ilegal”. Criticaron al lehendakari, Iñigo Urkullu, y al Gobierno Vasco, al entender que no están haciendo “lo que deben”.

El Supremo acuerda que no se descuente a los etarras las penas cumplidas en Francia