Los sindicatos denuncian posible “esquirolaxe” ante Inspección

Concentración puerta de Navantia de Electrorayma
|

La segunda jornada de la huelga indefinida convocada por los sindicatos en la UTE Tecman-Rayma, encargada del mantenimiento de las instalaciones de Navantia en la ría de Ferrol, e Indasa, que asume las tareas de conservación de las cabinas de pintado, tuvo el mismo seguimiento que la anterior, es decir, el 100%.

La totalidad de los 58 empleados de la UTE y de los 14 de Indasa que asumen esas tareas en el interior de los astilleros públicos se mantuvieron a las puertas de ambos centros productivos, con el apoyo intermitente de miembros del comité de empresa de Navantia y de delegados y delegadas de la industria auxiliar. Reclaman la readmisión de los despedidos y su derecho a ser subrogados, tal y como recoge el Convenio Provincial del Metal en vigor.

La situación no ha variado nada en las últimas horas. De momento, la gerencia de la UTE no se ha puesto en contacto con los sindicatos para tratar de buscar una salida al conflicto generado por su decisión de despedir a nueve trabajadores debido, según quedó de manifiesto en los escritos remitidos a la árbitra del Consello Galego de Relacións Laborais, a la caída de la actividad en los astilleros.

En Indasa, los seis operarios aún no han sido despedidos. Sí se les entregaron las respectivas cartas de despido con fecha de 30 de septiembre, es decir, el próximo lunes.

“Movementos”

Pese al seguimiento absoluto del paro, los sindicatos convocantes acudieron ayer a Inspección de Trabajo para presentar una denuncia por posible vulneración de derechos fundamentales y para que “investigue posíbeis esquirolaxes tendo en conta que na primeira xornada –lunes– houbo un intento de arrincar as cabinas de Fene malia estar o 100% do persoal que opera nelas en folga”.

Al mismo tiempo, el comité de huelga se reunió con la Comisión de Auxiliares para pedir su solidaridad y su colaboración para saber quién pudo proceder al rearmamento –arranque– de varias grúas que permanecían paradas en el astillero de Ferrol y que solo podrían realizar los operarios de mantenimiento de estas contratas.

La Comisión de Auxiliares, ante estas sospechas, decidió convocar una asamblea urgente con los trabajadores de planta y de mantenimiento propios de Navantia para, según explicó el representante de la CIG-Industria de Ferrol, Mon Fernández, “instalos a non asumir tarefas que até agora non realizaban, permitindo así que a folga siga sendo un éxito”.

Los sindicatos denuncian posible “esquirolaxe” ante Inspección