Ferrol empeora sus resultados en la última campaña de estacionamiento

Diario de Ferrol-2019-04-28-012-5fe41c43
|

Ferrol tiene un problema de aparcamiento. La dependencia de los vehículos de los habitantes de la ciudad naval se hace evidente durante los momentos de mayor actividad del día, especialmente durante la salida de los colegios, con aceras completamente colapsadas de turismos en perjuicio de quienes optan por caminar y coches en doble fila que dificultan enormemente la circulación por las calles de todos los barrios. 
Así, a la espera de alguna de las soluciones que las diferentes administraciones constantemente prometen pero que nunca llegan a materializarse, los ferrolanos deben adaptarse a la hora de desplazarse y estacionar, aunque sea de forma incorrecta.

Viejas costumbres 
Esto se ve reflejado en la última campaña de control de aparcamiento de la Dirección General de  Tráfico que, por medio de la Policía Local, plasma las tendencias de los ciudadanos a la hora de buscar una solución temporal durante sus recados. Según este estudio, llevado a cabo entre el 18 y el 31 de marzo del presente ejercicio, en el último año se ha vuelto a la tendencia de detenerse sobre las aceras en lugar de las paradas momentáneas en puntos de carga y descarga.
Hace poco más de un mes se informó de que los resultados de las campañas de control de aparcamiento de 2018 –efectuadas en febrero y entre marzo y abril–, comparándolos con los de períodos anteriores, mostraban un cambio de preferencia entre los ferrolanos, siendo un 39,5% de las denuncias registradas de estacionamiento en zonas de movimiento de mercancías; a estas le seguían detenerse sobre las aceras (21,1%) o hacerlo en mitad de la vía (10,2%).
Estas mismas tres infracciones continúan siendo las principales en el nuevo estudio –al igual que lo fueron en ejercicios anteriores–, si bien la tendencia vuelve a la dirección mostrada en 2016 y 2017, quizás por el endurecimiento de los controles policiales. De esta forma, se puede observar que de las 165 denuncias realizadas durante las dos semanas de campaña, el 29,69% corresponderían a estacionamientos sobre la aceras –49 multas–; el 26,6% a detenciones sobre el carril de circulación –44– y, finalmente,  el 13,3% a las zonas de carga y descarga –22–. Tal y como señala la Policía, estas tres infracciones suponen un 69,68% del total y se encuentran muy alejadas del resto, siendo las siguientes el estacionamiento sobre pasos de peatones –5,45% con 9 denuncias–; hacerlo en una intersección –4,84% con 8 multas–; y parar en una zona no habilitada para la circulación –4,24% y 7 infracciones–.

Días laborales
Según detalla el informe policial, la campaña de tráfico se elaboró en dos fases: una primera en la que los agentes se desplazaban a puntos conflictivos y, con actitud disuasoria trataban de descongestionar estas áreas; y una segunda en la que, de seguir incumpliéndose las normas, los Policías tomaban medidas administrativas contra los infractores, lo que explica el bajo número de multas  y el carácter intermitente de los siguientes.
De este modo, el documento arroja dos datos significativos: por un lado, el grueso de las multas fueron registradas durante los días laborales, quedando la ciudad muy descongestionada en los fines de semana. Por el otro, los esfuerzos de los agentes durante la mencionada primera fase resultaron poco efectivos, pues el día posterior a esta el número de denuncias volvía a disparase –con casos como el miércoles 21, que tras haber registrado dos multas la jornada disuasoria anterior, obtuvo 46–.

Ferrol empeora sus resultados en la última campaña de estacionamiento