Recuperar la ilusión

baloncesto femenino Baxi Uni Ferrol-Cortegada
|

Recuperar la ilusión tras una temporada para olvidar y que se saldó con el descenso es el objetivo prioritario con el que el Baxi Ferrol arranca el domingo la campaña en la Liga Femenina 2. Buenos propósitos que, sin embargo, no pueden ocultar que, por historia, presupuesto y plantilla, la meta real de esta formación debe ser recuperar la categoría perdida o, cuando menos, codearse con los de arriba y disputar la fase de ascenso. 

Y, si de ilusión se trata, los rectores de la formación ferrolana no pudieron apuntar más alto al recuperar para su proyecto a quien fue santo y seña de los años dorados que la entidad vivió en la Liga Dia: el técnico Lino López. Él fue la primera y temprana incorporación a un proyecto que, a partir de ahí, ha ido creciendo a imagen y semejanza del preparador departamental, con un perfil de jugadoras muy concreto en lo personal y en lo deportivo, con un margen de mejora amplio y, sobre todo, con una capacidad de trabajo inmensa.

Una pequeña revolución tras el descalabro del pasado ejercicio, del que solo quedan tres supervivientes. Así, la capitana, Patri Cabrera, afronta su quinta temporada en Ferrol, plenamente integrada en la ciudad y convertida en uno de los grandes referentes del vestuario y para la afición. Ella es la gran especialista desde el perímetro, la que está llamada a firmar buena parte de los triples del Baxi Ferrol, pero también la que siempre da la cara, en las buenas y en las malas. 

Y, junto con ella, dos escuderas de lujo, dos jugadoras que, con sus lesiones, pusieron la cara más amarga al desaguisado del último ejercicio pero que están dispuestas a resarcirse. Natalia Rodríguez, para la que el regreso de Lino López es un acicate en su crecimiento personal; y Marina Delgado, deseosa de dejar atrás los problemas físicos que la han amargado los últimos meses y que en esta pretemporada todavía la han perseguido. De hecho, su concurso en el debut liguero ante el Barakaldo está en el aire, pendiente de cómo evolucionen las molestias que padece en su tobillo.

Novedades
Ellas son las únicas supervivientes del borrón y cuenta nueva que el Baxi Ferrol ha hecho en los últimos meses y que ha traído a la ciudad hasta ocho caras nuevas. Algunas, caso de Macy Miller o Jenna Allen, recalan en el equipo recién concluida su etapa universitaria; otras lo hacen tras algún escarceo europeo, como es el caso de Dynn Leaupepe, o tras acumular experiencias previas en otros equipos europeos, como Tamara Kapor. Pero para las cuatro este será su debut en el baloncesto español. 

No será así ni para Annina Aijanen, que el pasado ejercicio compitió con el Cadí La Seu en la Liga Dia, ni para Sune Swart, quien alcanzó el ascenso a la máxima categoría con el Campus Promete. 
Seis jugadoras foráneas en las que hay puestas grandes esperanzas y para las que, en algunos casos, hay reservados roles prioritarios dentro del equipo. 

Y, aunque es “producto” nacional, también debe tener mucho que decir en este Baxi Ferrol Marta Tudanca, que afrontará su tercera etapa en el equipo ferrolano, en el que ya militó tres campañas entre el 2008 y el 2011 y otra en el ejercicio 13/14, ya a las órdenes de Lino López, con dos incursiones en la fase de ascenso. A sus 29 años, ella deberá aportar la experiencia y veteranía que el equipo necesita. El grupo lo completa una María Torreblanca que, a pesar de su juventud, cuenta con un rodaje significativo y muy buenas cualidades sobre las que trabajar. 

En conjunto, una plantilla que cumple todas las premisas que el técnico busca: intensidad, versatilidad y capacidad de trabajo; y a la que ahora solo le resta acumular minutos que le permitan acoplarse y desarrollar la carga táctica que Lino López pretende implementar.

Afición
El descenso de categoría no parece haber hecho mella en la implicación de los seguidores departamentales, plenamente identificados con el equipo. La masa social del club se mantiene estable, con más de novecientos seguidores que han renovado su confianza en un Baxi Ferrol que, además, suma una nueva agrupación de aficionados: la Peña Patriple que, unida a Ruxidos de Esteiro, dinamizarán los partidos en A Malata.

Un escenario que, por ahora, todavía no ha pisado la plantilla, “exiliada” esta pretemproada en Esteiro ante la falta de canastas en su recinto habitual. Ese ha sido uno de los grandes caballos de batalla de las últimas semanas. El Concello departamental ha adquirido con el club el compromiso de que los nuevos cestos estén operativos para el primer partido de liga en casa, el próximo 12 de octubre, ante el Ibaizabal. 

Recuperar la ilusión