Menos del 15% de los ferrolanos se comunica habitualmente en gallego

2015-01-06 21_34_51-002FD.pdf - Adobe Acrobat Professional
|

Menos del 15% de los ferrolanos (un 14,89%) tiene en el gallego su primera lengua. El 6,95% habla siempre en gallego y el 7,93% la utiliza más que el castellano, frente a un muy mayoritario 85,11% que se expresa en castellano siempre (58,39%) o prioritariamente (26,72%). Ferrol se sitúa así como la ciudad gallega en la que menos se habla gallego, muy lejos del 29,08% que lo hace en Santiago.
Los porcentajes de uso del idioma propio ya eran los más bajos en la última encuesta del Instituto Galego de Estatística, autor del nuevo informe, pero todavía han decrecido más.
En las tres comarcas también se usa más el castellano que el gallego, pero los datos son mejores: el 32,78% habla gallego preferentemente, y el 67,21% se inclina por el castellano. Tanto en Ferrol como en el conjunto de la zona el único porcentaje que sube es el de las personas que utilizan siempre el castellano.
En cuanto a la “fidelidad” al idioma, se da más en el caso de las personas que aprendieron a hablar en castellano, ya que el 97,44% de ellas continúa haciéndolo. Aun así, hay un elevado porcentaje que emplea ambas lenguas (81,76%) y solo un 26,63% usa preferentemente el gallego.
Quienes aprendieron a hablar en gallego mantienen el uso de este idioma en un 73,37% de los casos, solo un 18,24% se expresa en ambas lenguas y un porcentaje bajísimo, apenas el 2,56%, lo hace en castellano.
A pesar de esta clara apuesta por el castellano, más de la mitad de los encuestados, un 57,63% contesta en una conversación en la lengua en la que le habla su interlocutor, mientras que el 42,37% restante lo hace en el idioma que utiliza habitualmente. En las comarcas los datos son muy similares, un 57,55% y un 42,45% respectivamente.
A la pregunta de la lengua en la que se desenvuelven mejor para hablar, únicamente un 7,71% responde que en gallego, lo que una vez más sitúa a Ferrol a la cola de las ciudades gallegas. Este porcentaje bajó significativamente con respecto al estudio de 2008, cuando era del 14,53%, casi el doble que en la actualidad. Así, de las 10.156 personas que aseguraban en aquel momento desenvolverse mejor en gallego para hablar se ha pasado a 5.100. En Ferrol, Eume y Ortegal el porcentaje sube hasta el 17,28%.
Por el contrario, un 71,11% se siente más cómodo hablando castellano, un dato que supera el de 2008. También sube con respecto a aquella fecha el de personas que se desenvuelven indistintamente en ambas lenguas, un 21,17% frente al 18,34% de hace cinco años. En las tres comarcas a un 54,79% se le da mejor el castellano y un 25,20% tiene idéntica facilidad en los dos idiomas.
Los porcentajes de quienes se desenvuelven mejor en gallego para leer son todavía mucho más bajos. Solo un 2,29% dan esta respuesta,(la única ciudad con un dato peor es Pontevedra, con un 1,65%), frente al 72,81% que responde que en castellano y el 24,90% que lee igual en gallego y castellano. Y con la escritura ocurre algo similar, un 2,02% dice tener más facilidad en gallego, un 80,71% en castellano y un 17,27% en ambos. Como en el caso de la lectura, el único dato que sube es el de personas que se desenvuelven en gallego y castellano por igual. En el conjunto de Ferrolterra los porcentajes de personas que leen y escriben en gallego crecen ligeramente hasta casi el 5%, los de castellano rondan el 70% y los que utilizan ambas lenguas están en torno al 20%.
Como dato curioso de la encuesta cabe destacar que a pesar de que solo el 2,02% reconoce sentirse más cómodo escribiendo en gallego, es un 3,73% el porcentaje de personas que escriben habitualmente en esta lengua.
En cuanto a las personas que saben hablar gallego, el porcentaje en Ferrol es del 38,08%, casi cinco puntos por encima de los resultados de 2008, y sumado al de las que responden “bastante” alcanzan un 67,08%, un porcentaje que sube hasta el 81,43% en el caso de las tres comarcas.
Quienes entienden el gallego hablado pero no lo saben hablar son un 5,77%, el segundo más alto tras Vigo, y las personas que saben escribir en gallego (mucho o bastante) son poco más de la mitad, el 53,20%, algo más en el conjunto de Ferrolterra, donde el porcentaje sube hasta el 55,71%.

la escritura
En cuanto a los que saben hablar gallego pero no escribirlo son un 13,70% en Ferrol y un 18,17% en las tres comarcas, mientras que los que lo entienden pero no lo escriben representan un 22,76% y un 15,74% respectivamente. En Ferrol entienden el gallego escrito (mucho o bastante) el 85,56%, un 87,44% en el caso de las comarcas.
Otra de las variables que se analiza en la encuesta del IGE es los medios por los que la población aprende a hablar gallego. La familia es el vehículo mayoritario de transmisión del idioma, con un 58,28%, aunque ha descendido bastante con respecto a 2008, cuando el porcentaje era del 65,58%. A continuación figuran la escuela, con un 43,52% (hace cinco años era menor, del 42,14%); los amigos y vecinos (10,98%); el trabajo (4,96%) y el capítulo de otros, con un 25,37%. Los porcentajes en relación con los medios por los que aprendieron a escribir en gallego se invierten en los dos primeros casos, ya que aquí es mayoritaria la escuela (57,37%), seguida de la familia (35,57%) y aparece un 16,99% que aprendió a hacerlo de manera autodidacta.
Por otra parte, solo el 10,88% de los ferrolanos aprendieron a hablar en gallego, frente a un 59,47% que lo hicieron en castellano y un 29,65% que lo hicieron en ambas lenguas. Los dos últimos porcentajes crecen con respecto a los de 2008, mientras que el de personas que aprendieron a hablar en gallego baja. Ferrol se sitúa así en el último lugar de las ciudades gallegas en este apartado.
A la mayoría de los ferrolanos sus padres les hablaban en castellano o predominantemente en esta lengua (70,89%) mientras que los que les hablaban exclusivamente en gallego suponían un 18,45%, un porcentaje también inferior al de hace cinco años, cuando alcanzaba el 23,55%. En las tres comarcas las cifras están más igualadas, con un 52,59% de castellano y un 47,41% de gallego.
Una prueba del retroceso en el uso del gallego es que las generaciones anteriores lo empleaban más. A la pregunta de en qué idioma se dirigían al encuestado sus abuelos un 33,35% respondió que en gallego o más en gallego que en castellano, frente a un 56,65% que contestó a la inversa. Estos datos son más favorables al idioma propio que los relacionados con los padres. En el conjunto de Ferrolterra los abuelos hablaban gallego en un 62,32% de los casos, muy superior al 37,68% de los que lo hacían en castellano.

Menos del 15% de los ferrolanos se comunica habitualmente en gallego