Los locales cumplieron ante adversarios de la zona baja

|

 

Un corte de luz que retrasó el final de los partidos previos fue el detonante para que los colegiados del encuentro entre el Pontumio y el Maristas decidiesen suspender la confrontación, de la Liga Gallega júnior femenina. Por ello, la jornada para los locales quedó reducida a dos encuentros en los que, eso sí, tanto la formación cadete eumesa como los júniors del Narón lograron solventar sus duelos de forma favorable.

cadete femenina
El equipo de Pontedeume no dio opciones a su oponente
Mucho le había costado al Pontumio solventar el partido que lo midió al Montajes Eléctricos Miró Cortegada en la primera vuelta. Por eso, las jugadoras eumesas se traían muy bien aprendida la lección y no dejaron que su oponente se creciese en ningún momento. Realizando un juego muy serio, sin florituras pero eficiente, el grupo de Ferrolterra mandó en el marcador desde el primer momento, desplegando una presión a toda pista que le permitió ir acumulando de forma progresiva una cómoda ventaja. Así, con un baloncesto fluido, dominando el rebote, saliendo en rápidas transiciones y superando a su oponente en todas las facetas del juego, dibujaron una cómoda victoria por 55-39 que las deja en la tercera posición.

junior masculina
Su buena defensa permitió a los naroneses sentenciar
El Baloncesto Narón derrotó al colista, el COB Blanco Amor (59-73) en un partido que los de Ferrolterra no rompieron hasta la segunda parte. En la primera, trabajaron con mucha intensidad pero no lograron despegarse de un rival muy combativo. Sin embargo, tras el descanso, los pupilos de Rodríguez mejoraron notablemente en defensa y gracias a ello cimentaron una de esas victorias “obligatorias” pero que es necesario sacar adelante.

Los locales cumplieron ante adversarios de la zona baja