Especialistas de la Armada en desactivar explosivos se adiestran en aguas locales

La desactivación de minas marinas es una de las prácticas en las que se trabajará
|

Desde el próximo lunes y hasta el día 6 de marzo Ferrol acogerá un ejercicio de adiestramiento de las unidades de desactivado de la Armada. La maniobra está supervisada por el Mando de Acción Marítima de Ferrol y, bajo el nombre de EODEX-20, se llevarán a cabo ejercicios en los que participarán la Unidad de Buceadores de Medidas contra minas –Ubmcm–, la Unidad de Buceo de Cádiz –Unbudiz–, la Unidad de Buceo de Canarias –Ubicanar– y la escuela Militar de Buceo –EMB–.

Estas maniobras tiene como objetivo elevar el nivel de adiestramiento de los desactivadores de explosivos y operadores de reconocimiento existentes en las unidades de buceo de la Armada. La finalidad es la revisión de tácticas y técnicas en el desactivado de explosivos convencionales e improvisados tanto en ambiente submarino como terrestre.

Prácticas

Durante toda la semana próxima, los diferentes equipos de desactivado trabajarán de forma conjunta en la resolución de incidencias en ambiente considerado multi-amenaza y, en esta ocasión, se contará con la participación de numerosos operadores y supervisores con el fin de incrementar, como señalan desde la Armada, la interoperatibidad entre los distintos equipos de desactivado.

Las prácticas se llevarán a cabo en la zona portuaria de los muelles, en el casco de los buques atracados en la Base Naval de A Graña y en el campo de explosivos de Parga, en la provincia de Lugo.

Patrimonio en la ría

En otro orden de cosas, los buceadores de la armada de la Unidad de Buceo de Ferrol llevaron a cabo, en coordinación con el servicio de Arqueología de la Xunta, varias actuaciones en el interior de la ría de Ferrol para trabajar sobre los restos arqueológicos localizados el pasado año y que podrían pertenecer a un buque del siglo XVI.

Hasta el momento se han localizado cinco piezas de artillería de metal, diversos restos de hierro, algunos cubiertos de concreciones por el paso del tiempo. Su identificación está resultando complicada y es preciso llevar a cabo un estudio exhaustivo de las piezas para, poder llevar a cabo acciones futuras, como se explica desde el equipo de vigilancia del patrimonioo arqueológico subacuático.

Especialistas de la Armada en desactivar explosivos se adiestran en aguas locales