Puigdemont ingresa en una cárcel de Alemania y comparece hoy ante el juez

La prisión alemana de Neumunster, donde Carles Puigdemont se encuentra encarcelado tras ser detenido cuando entró en el país desde Dinamarca | efe
|

El expresidente catalán Carles Puigdemont se encontraba ayer al cierre de esta edición en la cárcel alemana de Neumunster a la espera de comparecer hoy ante el Tribunal Administrativo del Estado federado de Schleswig Holstein, al norte del país, donde fue detenido ayer tras entrar en territorio alemán desde Dinamarca.
El cometido de la comparecencia de hoy es comprobar la identidad del detenido e iniciar los trámites del proceso para decidir sobre la euroorden emitida por la Justicia española.


El plazo máximo para decidir y eventualmente ejecutar su entrega es de 60 días a partir de la detención, independientemente de los recursos que se presenten contra esta.

La Fiscalía general de Schleswig-Holstein se encargará de estudiar la euroorden contra Puigdemont, ya que de acuerdo con el sistema federal alemán las competencias en esa materia corresponden a la Justicia del estado federado y no a la Fiscalía federal, con sede en Karlsruhe, al suroeste del país.

La Policía española, el CNI y la Oficina Federal de Investigación Criminal de Alemania coordinaron la detención de Puigdemont cuando se dirigía a Bélgica, donde residía desde que huyó a finales de octubre para eludir la Justicia española, que lo reclama por los delitos de rebelión y malversación de fondos públicos en relación con el proceso catalán hacia la independencia.

“Tranquilo”
El abogado belga de Carles Puigdemont, Paul Bekaert, explicó que el líder de JxCat lo ha llamado para informarle de que había sido “arrestado” en Alemania tras cruzar la frontera danesa: “Está muy tranquilo, siempre”. Otro de sus abogados, Jaume Alonso-Cuevillas, aseguró que Carles Puigdemont era “perfectamente consciente” de los riesgos que asumía al viajar por Europa para “internacionalizar el conflicto” catalán y defendió que su extradición no es “inevitable”.

Una de las claves para la defensa de Puigdemont será, según Cuevillas, demostrar que el expresidente de la Generalitat no tendría en España las garantías de un juicio justo.


En caso de que Puigdemont admita la euroorden, la extradición se realizará en un plazo de diez días, pero, si se opone, se abrirá un procedimiento en el que un juez alemán deberá escuchar al expresidente y tomar una decisión en un máximo de sesenta días, prorrogables a noventa.


Los delitos por los que la Justicia española le reclama tienen correspondencia en la legislación alemana, donde existe la figura de la alta traición, castigada con penas incluso más duras que en España que alcanzan hasta la cadena perpetua, lo que no ocurre en Bélgica.

Puigdemont ingresa en una cárcel de Alemania y comparece hoy ante el juez