El Somozas, orden y triunfo

ESTADIO PRINCIPE FELIPE CACEREÑO-SOMOAZAS FOTOS JOSE MANUEL RUBIOo >
|

 

El Somozas se impuso al Cacereño en un partido en el que los visitantes mantuvieron el orden en todo momento sabiendo llevar el ritmo que más les convino y colocan al equipo de Ángel Marcos en aprietos. La victoria da alas a los de Stili, mientras que para los cacereños el 0-2 de ayer supone su tercera derrota consecutiva en su feudo. Doce segundos tardó el equipo visitante en llevar la primera acción de peligro a través de un disparo de Mario Barco que se perdió junto al palo derecho de la portería local. 
En el primer cuarto de hora apenas se pudieron ver acercamientos sobre las áreas. El Cacereño intentaba tener más posesión acumulando muchos jugadores detrás del balón, lo que dejaba mucha distancia entre la zona de creación y los puntas. Los somocenses estaban bien replegados y ofrecían un juego muy ordenado. 
En el ecuador del primer acto dispuso el Cacereño de una buena oportunidad tras un cabezazo de Collado a la altura del punto de penalti que salió fuera tras una buena asistencia de Amaro. Un error del central Mansilla le brindó una buena oportunidad al Somozas, que murió en un tiro inofensivo de Barco. Al filo de la media hora sería Adrián el que llevaría peligro para el equipo visitante en un chut desde fuera del área tras incorporarse desde atrás. El ordenado 4-4-2 del Somozas empezaba a desesperar a un Cacereño que no encontraba ninguna vía para acercarse al área rival y cuando la primera parte estaba punto de morir Añón adelantó a los suyos. Tras un mal repliegue local, Joseba coló el balón entre líneas y tras un recorte asistió a este para que, libre de marca, hiciera el 0-1. El colegiado indicó el final de la primera mitad nada más realizarse el saque en el centro del campo.
El tanto supuso un “subidón” para el equipo visitante, mientras que para el Cacereño fue un mazazo y, en la segunda mitad, los verdes salieron a por todas con un fútbol más directo y mayor verticalidad. En el minuto 51 Antonio remató de cabeza fuera tras una asistencia en una falta lateral que acabó con el balón fuera y el central Mansilla siendo atendido por un choque con un rival. Ángel Marcos intentó cambiar el rumbo del partido metiendo en escena a Zubi, que jugó sus primeros minutos en el Príncipe Felipe sustituyendo a Ramírez. 
Tuvo en el 57 una buena ocasión el Cacereño en un saque de esquina tocado en primera instancia al segundo palo. Entre Mansilla y Valverde no se pusieron de acuerdo a la hora de rematar, enviando el primero el balón fuera en un disparo a bocajarro. 
Amaro a renglón seguido lo intentó con un derechazo que despejó Mandaluniz de puños. Era claro dominador a estas alturas de partido el Cacereño, aunque los visitantes no perdían la calma a pesar de ello. En el 67 reclamó el equipo local un posible penalti sobre Zubi, pero el colegiado hizo caso omiso a las protestas. Fueron los minutos de mayor acoso sobre la portería somocense y Amaro volvió a probar fortuna en otro disparo desde fuera del área que salió rozando el palo. En este minuto, un gol de Mansilla de cabeza tras el saque de una falta fue anulado a instancias del linier por fuera de juego, algo que alteró mucho a jugadores y técnicos locales. 
Estaba muy volcados los verdes, intentándolo con ímpetu, aunque algo precipitados. El dibujo táctico de Stili suponía una red inquebrantable para los de Marcos. Amaro, el más incisivo de los locales, era el que más peligro creaba en incursiones por la banda. En medio de ese aluvión cacereño llegaría el 0-2 a cinco minutos del final. Cubas, que acababa de entrar en el campo, aprovechó un fallo garrafal en el despeje de un balón que procedía desde la misma portería gallega. El punta del Somozas controló el balón plantándose solo ante Vargas, al que batió por abajo. Antes de cumplir el tiempo reglamentario un error de cobertura de los locales a punto estuvo de costarles el tercero, en un remate de Cubas que se perdió. Antes, el colegiado había expulsado a Zubi por una dura entrada sobre un jugador del Somozas ante la desesperación de los locales.

El Somozas, orden y triunfo